Luis Echeverría y las masacres de Tlatelolco y Jueves de Corpus en...

Luis Echeverría y las masacres de Tlatelolco y Jueves de Corpus en México

4963
0
COMPARTIR
El nombre del presidente Luis Echeverría Álvarez siempre estará ligado las masacres de Tlatelolco de 1968 y la del Jueves de Corpus de 1971. Collage: Barriozona Magazine
El nombre del presidente Luis Echeverría Álvarez siempre estará ligado las masacres de Tlatelolco de 1968 y la del Jueves de Corpus de 1971. Collage: Barriozona Magazine

Luis Echeverría Álvarez nació el 17 de enero de 1922 en la ciudad de México. Cursó estudios de Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), obteniendo el título de abogado. Se formó en las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), convirtiéndose finalmente en el secretario particular del presidente del partido, el general Rodolfo Sánchez Taboada. Echeverría fungió como Secretario de Gobernación durante el mandato del presidente Gustavo Díaz Ordaz, quien ocupó el cargo de 1964 y 1970.

En 1968, Luis Echeverría mantuvo una línea dura en contra de los manifestantes estudiantiles, año en en que se celebrarían los Juegos Olímpicos en la Ciudad de México. Ordenó el despliegue del ejército mexicano al estado de Guerrero para combatir grupos guerrilleros y rebeldes que operaban allí, entre ellos Lucio Cabañas. Durante su periodo en Gobernación, la fuerza aérea presuntamente usó napalm contra comunidades rurales en Guerrero, una sustancia muy inflamable que se utiliza para cargar bombas y proyectiles incendiarios.

Los enfrentamientos entre el gobierno y los estudiantes culminaron con la masacre de Tlatelolco en octubre de 1968. En 1970 Echeverría fue elegido presidente, cargo que ocupó hasta 1976. Durante su presidencia también ocurrió otra masacre, la de Corpus Christi.

La masacre de Tlatelolco

La masacre de Tlatelolco se perpetró la noche del 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas en el complejo habitacional Tlatelolco. La cifra de muertos nunca se pudo establecer con certeza, pero la mayoría de fuentes civiles afirma que fue de entre 200 a 300 muertos. Muchos más resultaron heridos y miles fueron arrestados.

La masacre fue la culminación de meses de disturbios entre estudiantes y fuerzas del gobierno en la capital mexicana, hechos que replicaron manifestaciones estudiantiles y disturbios que estallaron en ciudades de todo el mundo durante 1968.

Los estudiantes mexicanos buscaban aprovechar la atención centrada en la Ciudad de México durante los Juegos Olímpicos de 1968 para proyectar sus demandas al mundo. No obstante, el presidente Díaz Ordaz estaba determinado a detener las manifestaciones a cualquier costo. En septiembre, el presidente ordenó al ejército ocupar las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la universidad más grande de América Latina. Los estudiantes fueron golpeados y arrestados indiscriminadamente.

Sin embargo, la represión del gobierno no logró disuadir a los estudiantes. La dimensión de las manifestaciones aumentó, hasta que el 2 de octubre, después de huelgas estudiantiles que duraron nueve semanas, 15 mil estudiantes de varias universidades y el politécnico marcharon por las calles de la Ciudad de México. Al caer la noche, 5 mil estudiantes y trabajadores, muchos de ellos con sus esposas e hijos, se congregaron en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco para un llevar a cabo un mitin.

La masacre comenzó cuando fuerzas del ejército y la policía, dispuestas con carros blindados y tanques, rodearon la plaza y comenzaron a disparar en contra de la multitud, golpeando no sólo a los manifestantes, sino también a civiles, incluyendo niños que no eran parte de la manifestación. La matanza continuó durante toda la noche.

Te puede interesar
Monumento a la Revolución mexicana, de vestigio del porfiriato a símbolo de lucha armada

El informe oficial del incidente del gobierno indicó que actuó después de que provocadores armados entre los manifestantes se habían apostado en los edificios del complejo habitacional de Tlatelolco, y que esos supuestos francotiradores habían sido los primeros en abrir fuego en contra de las fuerzas de seguridad, quienes según el gobierno se vieron obligadas a devolver el fuego.

Masacre del Jueves de Corpus Christi en 1971

El 10 de junio de 1971, siendo ya presidente Echeverría, 42 estudiantes que se manifestaban en la Ciudad de México fueron asesinados y decenas más resultaron heridos mientras se manifestaban para presionar al gobierno a destinar más fondos para la educación.

Este incidente llegó a conocerse como la Masacre de Corpus Christi, ya que se perpetró el día de dicha fecha religiosa. También se lo conoce con el nombre de Halconazo, ya que las fuerzas especiales del gobierno que atacaron a los estudiantes eran conocidas como Los Halcones. Los halcones vestían de civil, pero se sabía que eran miembros de las fuerzas de seguridad del Estado.

Varios informes indican que durante la llamada “guerra sucia” del gobierno mexicano contra la izquierda mexicana a fines de la década de 1960 y en la de 1970, más de 500 personas fueron víctimas de desapariciones forzadas, y que la mayoría de finalmente fueron asesinadas.

Luis Echeverría a juicio tres décadas después

En octubre de 1997, el Congreso mexicano creó un comité para investigar la masacre de Tlatelolco. Echeverría reconoció en ese momento que los estudiantes no estuvieron desarmados, y que la acción militar se había planificado de antemano, con el objetivo de destruir el movimiento estudiantil.

Antes de comenzar su presidencia a fines del año 2000, Vicente Fox prometió iniciar una investigación sobre los actos de represión cometidos durante la época de la Guerra Sucia y llevar a sus autores ante la justicia por medio de una Comisión de la Verdad, que incluiría miembros de la sociedad civil. En noviembre de 2001, Fox decidió designar a un Fiscal Especial, bajo el título de Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMOSPP).

De acuerdo con una resolución del Tribunal Superior en noviembre de 2003, no habría prescripción para los delitos de secuestro y desaparición forzada, ya que tales casos aún se consideran en revisión mientras no se haya encontrado a la víctima.

El proceso jurídico contra Luis Echeverría

El 23 de julio de 2004, el Fiscal Especial emitió un acta de acusación contra Luis Echeverría por genocidio y exigió su arresto por el asesinato de 25 estudiantes, así como por las severas golpizas infligidas a docenas más durante la masacre de Corpus Christi del 10 de junio de 1971.

La evidencia contra Echeverría se basó en documentos que mostrarían que estaba a cargo de las Fuerzas Especiales que cometieron la masacre, y que había recibido informes regulares sobre el incidente y sus secuelas de parte del jefe de la policía secreta. En ese momento, el gobierno afirmó que tanto las fuerzas policiales como los manifestantes habían sido atacados por civiles armados que habían sido arrestados y declarados culpables, pero posteriormente liberados como consecuencia de una amnistía general.

Te puede interesar
Feria del libro en Ciudad de México atrae miles de lectores

El 24 de julio de 2004, el juez de turno se negó a emitir una orden de arresto contra Echeverría por problemas relacionados con la prescripción de los crímenes detallados en el acta de acusación, y rechazó los argumentos del Fiscal Especial con respecto a circunstancias especiales en relación a actos de genocidio.

El 24 de febrero de 2005, el Tribunal Superior decidió en apelación, por cuatro votos contra uno, que la Ley de prescripción (30 años) había expirado en el momento en que se iniciaron los procedimientos, y que la ratificación por el Congreso mexicano en 2002 del 1968 El Convenio de la ONU sobre la Inaplicabilidad de Limitaciones Estatutarias a crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad (firmado por el presidente el 3 de julio de 1969, pero ratificado solo el 10 de diciembre de 2001) no podía aplicarse retroactivamente, ya que la retroactividad era inconstitucional.

El 22 de junio de 2005, el Tribunal Superior revisó su decisión y concluyó que no existía una prescripción con respecto a los delitos en cuestión, anulando así su propia decisión adoptada en febrero. Por lo tanto, una jurisdicción inferior tendría que decidir si existía o no un caso para iniciar un proceso contra Luis Echeverría.

Posteriormente, un tribunal de apelaciones emitió un fallo sorpresivo de que sí había pruebas suficientes para respaldar los cargos de genocidio. El 30 de junio de 2006, se ordenó el arresto domiciliario en contra de Echeverría.

No obstante, el 8 de julio de 2006, un juez federal en México anuló las acusaciones de genocidio contra Echeverría por su presunta participación en una masacre de estudiantes en 1968 que dictaminó que se había excedido la ley de prescripción.

Sin embargo, el 29 de noviembre de 2006, esta decisión fue revocada y se emitió una orden de arresto contra Echeverría. Echeverría, que sufre problemas de salud, fue puesto bajo arresto domiciliario en noviembre de 2006.

Tribunal exonera de genocidio a Luis Echeverría

El 12 de julio de 2007, un tribunal federal mexicano concluyó que la masacre del 2 de octubre de 1968 constituía un genocidio, ya que las autoridades gubernamentales habían tomado una acción premeditada y coordinada con la intención de exterminar a un grupo nacional de estudiantes de diferentes universidades.

Sin embargo, el tribunal rechazó los cargos contra Luis Echeverría. Según el juez, el Fiscal del Estado no había podido presentar pruebas que vincularan a Echeverría con la preparación, concepción o ejecución del genocidio.

Como consecuencia, el tribunal ordenó su liberación del arresto domiciliario.

El 26 de marzo de 2009, el Tribunal Federal decretó la libertad total de Echeverría y lo exoneró de cargos de genocidio por la masacre de Tlatelolco.

© 2018, Eduardo Barraza. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS