Pancho Villa, la presa que no pudo capturar John Pershing

Pancho Villa, la presa que no pudo capturar John Pershing

250
0
COMPARTIR
En esta fotografía de 1915 aparecen Pancho Villa, John Pershing y Álvaro Obregón. Los tres generales posaron después de una reunión en la base militar de Fort Bliss, Texas. Villa y Pershing más tarde se convertirían en adversarios.
En esta fotografía de 1915 aparecen Pancho Villa, John Pershing y Álvaro Obregón. Los tres generales posaron después de una reunión en la base militar de Fort Bliss, Texas. Villa y Pershing más tarde se convertirían en adversarios.

Para sus compatriotas, el general estadounidense John J. Pershing fue un héroe durante la Primera Guerra Mundial en Europa. Sin embargo, para los mexicanos, a este general se le conoce mejor como el militar que dirigió a tropas de Estados Unidos para perseguir en México al revolucionario Pancho Villa.

Villa destacó durante un largo período de la Revolución Mexicana (1910-1920), y por mucho de ese tiempo mantuvo relaciones cordiales con el gobierno, vendedores de armas y medios de comunicación de Estados Unidos.

No obstante, cuando el gobierno federal de este país reconoció a Venustiano Carranza como presidente legítimo de México en octubre de 1915, la ira del llamado Centauro del Norte no se dejó esperar.

Villa no consideraba que Carranza tuviera en su agenda política los mejores intereses de México.

Un cartón político de la época creado por el dibujante W. A Rogers muestra a un hombre vestido con atuendo mexicano que representa a Pancho Villa con un letrero que dice "Villa, muerto o vivo", mirando a un militar personificando a John Pershing atado a un cactus.
Un cartón político de la época creado por el dibujante W. A Rogers muestra a un hombre vestido con atuendo mexicano que representa a Pancho Villa con un letrero que dice “Villa, muerto o vivo”, mirando a un militar personificando a John Pershing atado a un cactus.

En respuesta a lo que consideró un espaldarazo del gobierno estadounidense en su contra, Villa y sus seguidores llevaron a cabo un ataque sorpresivo en Columbus, Nuevo México, el 9 de marzo de 1916.

Concretamente, se cree que Villa desató su furia contra los habitantes de Columbus porque dos comerciantes de esa ciudad fallaron en entregarle armamento que él ya había pagado.

Tras el ataque de las fuerzas villistas, que incluyó quemar la ciudad, 18 ciudadanos de Estados Unidos yacían muertos. La cifra exacta varía según la fuente.

Tras la mortal incursión, el presidente de Estados Unidos Woodrow Wilson ordenó una acción militar para tomar represalias en contra de Villa, enviando a Mexico al general Pershing para lograr su captura o muerte.

Tropas estadounidenses ingresaron a territorio mexicano, pero los elementos comandados por Pershing fueron prohibidos de entrar en ciudades mexicanas sin el previo permiso de las autoridades.

Tampoco se les permitió utilizar carreteras principales, y tenían que cooperar con las fuerzas gubernamentales de México.

Estas restricciones hicieron casi imposible localizar a Villa y a sus hombres, según lo expresó posteriormente el mismo Pershing.

Es importante considerar que durante la presencia del destacamento militar comandando por Pershing, hubo algunos reportes en el sentido de que Villa había sido herido y muerto durante su persecución y huida.

Un póster ofreciendo una recompensa por la captura, vivo o muerto, de Pancho Villa.
Un póster ofreciendo una recompensa por la captura, vivo o muerto, de Pancho Villa.

Uno de esos reportes fue publicado por el diario estadounidense “The Democratic Banner” en su edición del 18 de abril de 1916. El informe decía que Villa había muerto, y que su cadáver había sido exhumado e identificado.

Villa no solamente no murió durante su búsqueda, sino que logró eludir a Pershing por casi un año.

Después de 11 meses, las tropas de Pershing volvieron a su país sin haber logrado castigar a Villa por su ofensiva letal en Columbus.

En el epílogo de esta expedición punitiva, John Pershing, el héroe militar de Estados Unidos, había perdido la batalla contra el astuto y escurridizo Pancho Villa.

© 2017, Eduardo Barraza. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS