Tema migratorio en Estados Unidos sin avance en 2015

Tema migratorio en Estados Unidos sin avance en 2015

197
0
COMPARTIR
Manifestantes marchan en las calles de Phoenix, Arizona.
Manifestantes en Phoenix, Arizona marchan en busca de una reforma migratoria en Estados Unidos que legalizaría a unos 11 millones de inmigrantes indocumentados. Fotografía por Eduardo Barraza | Barriozona Magazine © 2015 Todos los Derechos Reservados.

El tema migratorio en Estados Unidos —y en otras partes del mundo— dio mucho de qué hablar durante el 2015.

El año que termina volvió a ser noticia en muchos frentes en cuanto al polarizado tema de la inmigración en este país, que vio nuevos flujos de inmigrantes centroamericanos y cubanos en la frontera, así como el rechazo a los refugiados sirios por parte de más de 30 estados de la Unión, tras los ataques terroristas en Francia.

Mientras tanto, la acción ejecutiva del presidente en materia de inmigración se encuentra en espera en un laberinto jurídico sin haber visto un posible avance durante el 2015.

¿Qué se puede pronosticar para el próximo año respecto a la inmigración? Estados Unidos estará eligiendo un nuevo presidente en noviembre de 2016 y, sin duda. el tema continuará siendo una cuestión clave y controversial.

El caso de los inmigrantes centroamericanos
El nuevo año pudiera representar la deportación para miles de centroamericanos que ingresaron al país desde el 2014.

Según un informe periodístico, el gobierno federal planea llevar a cabo redadas para remover del país a centroamericanos que no obtuvieron el estatus de refugiados que buscaban, y han recibido una órden por parte de un juez para dejar el país.

Según reportes, el número de familias y niños migrantes sin acompañantes que han cruzado la frontera ha ido en aumento. Se estima que más de 10 mil niños y más de 12 mil familias centroamericanas ingresaron al país en octubre y noviembre, cifra que representa más del doble de la cifra registrada en la misma fecha del año pasado.

El anuncio de las redadas llega casi dos años después de que cerca de 100 mil familias y decenas de miles de niños no acompañados cruzaron ilegalmente la frontera sur con México, en su mayoría de América Central.

Estadísticas recientes muestran que la inmigración indocumentada ha tenido, en general, un descenso en comparación con las cifras en los últimos años. Sin embargo, en Centroamérica la violencia y el deterioro de las economías han causado un éxodo de menores de edad y familias provenientes de Guatemala, Honduras y El Salvador.

En cuanto a la inmigración proveniente de México, un reporte indica que de 2009 a 2014, un millón de mexicanos y sus familias (incluyendo niños nacidos en Estados Unidos) abandonaron los EE.UU. para mudarse a México.

Lo anterior significa que más inmigrantes mexicanos han regresado a México desde los EE.UU. de los que han migrado a este país.

Acciones ejecutivas de inmigración en limbo jurídico
El presidente de Estados Unidos Barack Obama vio sus acciones ejecutivas en materia de inmigración, anunciadas en noviembre de 2014, sufrir reveces en los juzgados federales.

Los dos programas emitidos mediante acciones ejecutivas del presidente para otorgar estatus legal temporal a hasta 5 millones de personas se obstaculizaron debido a una demanda interpuesta por más de dos docenas de estados, liderados por Texas.

Tanto la Acción Diferida para Padres de Ciudadanos Estadounidenses y Residentes Permanentes Legales permanentes (DAPA), y una extensión a la Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) se encuentran en suspenso.

Los programas buscan permitir que menores de edad traídos al país ilegalmente por sus padres, o los padres de ciudadanos estadounidenses o residentes, permanezcan en Estados Unidos sin temor a una deportación y trabajen legalmente por medio de un permiso laboral.

Texas interpuso la demanda para bloquear ambos programas, a la que se unió una coalición de 25 estados. La demanda argumenta que los inmigrantes ilegales crean una carga indebida sobre los estados, citando como ejemplo el costo de expedir licencias de conducir a estos inmigrantes.

Un panel de la corte federal de apelaciones en Nueva Orleans emitió un fallo a favor de los estados, mientras que funcionarios federales presentaron una apelación ante la Corte Suprema de EE.UU.

La Casa Blanca espera que los magistrados del Tribunal Supremo emitan una decisión que autorice la implementación de las acciones ejecutivas antes que el presidente Obama deje el cargo en enero de 2017.

Los abogados que representan a Texas pidieron una prórroga de 30 días hasta el 20 de enero de 2016 para responder a la apelación del gobierno federal, citando a un gran volumen de trabajo.

No obstante, el tribunal fijó el plazo hasta el 29 de diciembre para que se agilice el proceso y permitir que se lleve a cabo una audiencia en enero. Si la Corte Suprema acepta toma el caso, no se espera una decisión de los magistrados antes del próximo verano.

Panorama incierto para el 2016
Aunque el tema de la inmigración será uno de los principales tópicos en el curso de las campañas políticas de los candidatos que buscan la presidencia de Estados Unidos, se duda que dentro del contexto electorero del 2016 se solucione el estatus legal de millones de inmigrantes que viven en el país.

En un año de elecciones y la eventual transición del poder ejecutivo a principios de 2017, es improbable que se legisle en materia migratoria, lo que dejará a los inmigrantes indocumentados en el mismo limbo jurídico en el que han estado durante años y décadas, pendidos sólo de una esperanza personal ante un panorama incierto -y probablemente adverso- en el año nuevo.

© 2015 – 2016, Eduardo Barraza. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta