Banda “Los Panchitos” permanece firme en defensa de la juventud

Banda “Los Panchitos” permanece firme en defensa de la juventud

1730
0
COMPARTIR
Como dirigente de la temible banda de “Los Panchitos” en la Ciudad de México hace tres décadas, y en la actualidad, José Luis Moreno Salinas, “El Hacha”, ha peleado contra la pobreza, la marginación y la represión en los jóvenes mexicanos. A los 19 años de edad, “El Hacha” (derecha en el grupo), fue arrestado en una redada policiaca junto con “El Caballo” y “El Moco”, dos miembros de la banda rival
Como dirigente de la temible banda de “Los Panchitos” en la Ciudad de México hace tres décadas, y en la actualidad, José Luis Moreno Salinas, “El Hacha”, ha peleado contra la pobreza, la marginación y la represión en los jóvenes mexicanos. A los 19 años de edad, “El Hacha” (derecha en el grupo), fue arrestado en una redada policiaca junto con “El Caballo” y “El Moco”, dos miembros de la banda rival "Los Buk." Fotos: Cortesía del autor.

¿Cómo nace la banda de “Los Panchitos”?
La banda de “Los Panchitos” surge en el sur poniente de la Ciudad de México, en la delegación Álvaro Obregón, en el año 1978, paralelo al inicio del movimiento “punk”, que tenía su origen en Inglaterra.

Fue entonces cuando yo, José Luis Moreno Salinas, alías “El Hacha”, junto con otros amigos que compartían los mismos ideales que yo, formamos dicha banda como un movimiento juvenil para frenar la represión, marginación y discriminación por parte del sistema político y de la sociedad hacia los jóvenes y adolescentes, ya que buscábamos ser escuchados y ser tomados en cuenta para gozar de buenas oportunidades.

Debido a que yo era líder estudiantil en la Secundaria ETI 118, gozaba de cierta empatía con el alumnado no sólo de esa escuela, sino de las demás que pertenecían a la Delegaciones Álvaro Obregón, Miguel Hidalgo y Cuajimalapa, situación que me ayudó a convocar a jóvenes en la búsqueda de cambiar el régimen político de ese momento. Y fue así como, poco a poco, más hombres y mujeres se integraban a la banda, a pesar de los riesgos que esto implicaba, pues era la policía quien se encargaba de someternos a base de golpes, ofensas y abusos para frenar lo que estábamos iniciando.

Sin embargo, nada nos detuvo, y logramos tener una masa de 70 personas entre jóvenes y adolescentes que dimos origen a la banda de “Los Panchitos”, pero con el paso del tiempo se unificaron otras bandas del Distrito Federal y del Estado de México, dando un total aproximadamente como de 10,000 bandas, de las cuales yo era el líder y representante. Ante cualquier situación nos apoyábamos y nos defendíamos de las injusticias y los ataques, tanto de autoridades como de las bandas que eran enemigas nuestras, como es el caso de los “Buk”.

Es por esto que, basados en el único recurso que teníamos que era la organización, quisimos defender nuestros ideales y nuestros intereses para salir de la pobreza y marginación en la que estábamos, y para poder tener acceso al trabajo y a la educación, pues la falta de todo esto traía como consecuencia la desintegración familiar.

Ante esta nueva forma de organizarse no se hizo esperar la respuesta a este movimiento, pues los jóvenes eran tachados de delincuentes, sobre todo si se trataba de los llamados “chavos banda”, que por su simple apariencia y su forma de vestir se les relacionaba con “Los Panchitos”, influyendo en esto la prensa amarillista de la época, pues ante cualquier acto delictivo que se cometía en la Ciudad de México o en el Estado de México, se le atribuía a nuestra banda, dando como perfil delincuencial que perjudicaba a la ya distorsionada y triste realidad de la banda.

Aunado a esto se nos atribuían delitos de robo, homicidio y hasta violaciones, lo cual siempre fue una mentira, pues lo único que hacíamos era compartir el gusto por la música de rock, y a lo único que llegábamos eran las peleas callejeras, pero sin el afán de lastimar ni ofender a las personas que no tenían nada que ver con nosotros.

Muchas de las cosas que se cuentan de “Los Panchitos” son sólo leyendas urbanas que se inventaron para alarmar a la gente y justificar algunas fallas en el sistema penitenciario y de justicia en la ciudad, pues hicieron pagar a justos por pecadores, sometiéndonos a varios de nosotros a juicios penales sin haberse demostrado nuestra responsabilidad.

Tal fue mi caso, ya que estuve privado de mi libertad durante tres años y medio como presunto responsable de los delitos de robo, homicidio y violación, saliendo libre en el año 1986, absuelto totalmente de los delitos que se me acusaban. Sin embargo, cabe mencionar, que aun estando preso y de que se me consideraba como enemigo público número uno, de acuerdo a la catalogación que me dieron los medios de comunicación amarillistas, dentro del Reclusorio Oriente de esta ciudad fomenté el deporte y la cultura, promoviendo un programa de alfabetización para los internos que tuvieran interés en superarse, situación que desconcertó a los mismos medios que me atacaban, los cuales finalmente reconocieron la labor importante y humanitaria que realizaba.

Parte 1: Banda “Los Panchitos”: Antecedentes socioeconómicos
Parte 3: Formación y trayectoria de José Luis Moreno Salinas, “El Hacha”
Parte 4: ¿Qué motivó el surgimiento de la Asociación Movimiento el Hacha

 

© 2009 – 2016, José Luis Moreno “El Hacha”. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta