Localizan entierros sorprendentes en la zona arqueológica de Zacatenco

Localizan entierros sorprendentes en la zona arqueológica de Zacatenco

420
0
COMPARTIR
Un equipo de la Dirección de Salvamento Arqueológico del INAH ha registrado decenas de inhumaciones de niños, jóvenes y adultos, dispuestas con ofrendas. Fotos Melitón Tapia INAH.
Un equipo de la Dirección de Salvamento Arqueológico del INAH ha registrado decenas de inhumaciones de niños, jóvenes y adultos, dispuestas con ofrendas. Foto: Melitón Tapia | INAH

En una zona arqueológica ubicada a unos 12 kilómetros al norte del centro de la Ciudad de México, un grupo de arqueólogos y antropólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) descubrieron 145 esqueletos de antiguos pobladores de todas las edades.

El sitio se encuentra en la antigua aldea de Zacatenco, la cual según los expertos fue habitada hacia el periodo Preclásico Medio, hace más de dos mil 500 años. Ahí se recuperaron 135 entierros en un predio a las faldas del Cerro Zacatenco.

Zacatenco fue una de las primeras aldeas de la Cuenca de México.

Las inhumaciones corresponden a niños, jóvenes y adultos, y sus restos presentan la peculiaridad de haber sido enterrados boca abajo. Las osamentas se encuentran alineadas de una manera sorprendente.

Algunos de los entierros combinaron a más de un individuo, por lo cual el número de osamentas supera la de los sepulcros.

El hallazgo se llevó a cabo por un equipo de la Dirección de Salvamento Arqueológico (DSA) del INAH, quien durante los últimos seis meses se ha dado a la tarea de recuperar decenas de esqueletos.

La arqueóloga Estibaliz Aguayo Ortiz señala que el hallazgo muestra que se trata de un mismo periodo de inhumación. La investigadora supone que un evento habría causado que el sitio fuera destinado repentinamente como zona de enterramiento masivo, una conjetura que se sustentará o descartará posteriormente con estudios de los huesos.

Aguayo Ortiz aventura que dicho evento pudo haber sido una sequía u otro factor de cambio ambiental, lo que explicaría la cifra de la mortandad, sobre todo de la población infantil.

Este tipo de hallazgos se considera importante debido a que por más de medio siglo no se había ubicado uno de esta magnitud en Zacatenco. Esto contribuirá sin duda a aumentar el conocimiento actual que se tiene sobre las condiciones de vida de los habitantes del norte de la Cuenca de México.

“Si consideramos que una aldea del Preclásico Medio contaba con una población de entre 5 y 6 mil habitantes, sin duda tenemos una muestra representativa con estos 145 individuos que hemos localizado, a los que se suman cuantiosos artefactos dispuestos como ofrenda”, indicó la arqueóloga.

En una unidad de excavación se puede observar más de una decena de osamentas, y cada una de ellas cuenta con algún objeto colocado a modo de ofrenda. Entre los objetos se encuentran una olla lustrosa, un punzón de hueso, y una cuenta de piedra verde o de concha.

Sobre varios entierros, entre ellos el de una mujer embarazada, se vertió un polvo rojo que podría ser hematita o cinabrio. También destacan los restos óseos de un infante que fue ataviado con una especie de peto conformado por 162 placas de concha.

El sito de Zacatenco fue reportado por primera vez en 1935 por el arqueólogo estadounidense George Vaillant.


Video relacionado

© 2016, Eduardo Barraza. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta