Impresionantes hallazgos en Teotihuacan

Impresionantes hallazgos en Teotihuacan

459
0
COMPARTIR
Dos de las impresionantes esculturas halladas en Teotihuacan. Fotos: Héctor Montaño |INAH
Dos de las impresionantes esculturas halladas en Teotihuacan. Fotos: Héctor Montaño | INAH

El impresionante pasado de México sigue siendo revelado a las generaciones del siglo XXI, gracias al incesante trabajo de los arqueólogos. Uno de los descubrimientos arqueológicos más recientes es producto de un largo trabajo en un túnel de dos mil años antigüedad en Teotihuacán, México. Excavaciones recientes han traído a la luz miles de nuevas reliquias así como el hallazgo de tres cámaras que podrían contener hallazgos más sorprendentes.

Teotihuacan fue fundada alrededor del año 100 antes de Cristo. Teotihuacan dominaba el centro de México hasta el año 750 después de Cristo. En su apogeo, alrededor de la primera mitad del primer milenio de nuestra era, constituía la ciudad más grande de la América precolombina, con una población estimada en 125 mil habitantes, por lo que era la sexta ciudad más grande en el mundo en ese momento. Comenzó como un centro religioso y llegó convertirse en la ciudad más vibrante en el Nuevo Mundo. Es ampliamente conocida por sus pirámides mesoamericanas con una arquitectura de gran significado y sus compuestos complejos residenciales multifamiliares.

Teotihuacán es hoy en día uno de los más importantes sitios arqueológicos en las afueras de la ciudad de México, donde los investigadores no cesan de aprender acerca de esta extraordinaria ciudad antigua y sus pobladores.

Durante las más recientes exploraciones del llamado proyecto Tlalocan, se descubrieron las tres cámaras que se encuentran bajo el Templo de la Serpiente Emplumada, en Teotihuacan.

Un breve recuento de los trabajos que comenzaron hace 12 años con un hecho fortuito, explica que una mañana de octubre las intensas lluvias dejaron abierta una oquedad de 83 centímetros, frente al Edificio Adosado de La Ciudadela.

Información del Instituto Nacional de Antropología e Historia señala que se “trataba en realidad de un tiro de 15 metros de profundidad que conducía a un túnel de aproximadamente 120 m de longitud, hasta llegar bajo el Templo de la Serpiente Emplumada. Los arqueólogos del INAH se encuentran ahora en el metro 103, donde descubrieron la abundante ofrenda que abarca 4 m de ancho y 8 m de largo.

“Localizada a 18 metros de profundidad, esta ofrenda, la número 48, es el anuncio de que algo muy importante se encuentra dispuesto dentro de las grandes tres cámaras que le suceden (de 3-4 m de ancho y más de 4 m de altura), quizá los restos de personajes ligados a la estructura de poder de Teotihuacan, comentó el arqueólogo Sergio Gómez Chávez.

“La ofrenda estaba compuesta por cuatro esculturas antropomorfas de piedra verde, de 65 cm, decenas de grandes caracoles (algunos de 55 cm de longitud) procedentes del Golfo de México y el Mar Caribe, miles de cuentas de diversos materiales, jade importado de Guatemala, pelotas de hule, huesos y restos de pelo de grandes felinos, esqueletos de escarabajos, discos de pirita y una caja de madera que contenía decenas de conchas trabajadas.

“Conforme vamos avanzando en el trabajo de exploración, las ofrendas van siendo cada vez más numerosas, ricas y variadas”, expresó. Aparte del más reciente depósito, en los últimos tramos del túnel se han recuperado “más de 4 mil objetos de madera en perfecto estado de conservación, más de 15 mil semillas de diferentes plantas y restos de piel, posiblemente humana, que se someterá a análisis”.

“Cabe mencionar —anotó— que toda esta actividad ritual se realizó hacia 150- 200 d.C., en la fase Miccaotli, cuando se modificó en tres grados toda la traza de Teotihuacan, para lo cual se derrumbaron estructuras previas. En el caso de La Ciudadela se han encontrado vestigios de una pirámide previa al Templo de la Serpiente Emplumada, así como de una cancha de Juego de Pelota de 137 m de longitud, a 100 m de la entrada del túnel.

“Tenemos todas las evidencias que corroboran que la Ciudadela era utilizada como un santuario para recrear no sólo los mitos de la creación original, sino también con fines políticos. Seguramente las estructuras de poder utilizaban este espacio para justificar su ejercicio”.


Video relacionado

© 2015 – 2016, Eduardo Barraza. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta