Humberto Leal García ejecutado en Texas con la inyección letal

Humberto Leal García ejecutado en Texas con la inyección letal

161
0
COMPARTIR
Humberto Leal García fue el séptimo reo en ser ejecutado en lo que va del 2011 en el estado de Texas. El mexicano criado en Estados Unidos fue encontrado culpable de la muerte una joven de 16 años en 1994 en la ciudad de San Antonio. Foto: Texas Department of Criminal Justice
Humberto Leal García fue el séptimo reo en ser ejecutado en lo que va del 2011 en el estado de Texas. El mexicano criado en Estados Unidos fue encontrado culpable de la muerte una joven de 16 años en 1994 en la ciudad de San Antonio. Foto: Texas Department of Criminal Justice

La brutalidad y el sadismo con que Humberto Leal García robó de su vida a una adolescente de 16 años el 21 de mayo de 1994, le costó su propia vida —si bien de una manera pacífica— al ser ejecutado por las autoridades estatales de Texas.

La pena de muerte a la que el ciudadano mexicano radicado en Texas fue sentenciado se consumó el 7 de julio de 2011 mediante la administración de la inyección letal.

La ejecución de Leal García —de 38 años de edad— se llevó a cabo conforme a los planes y en la fecha fijada, después de que la Corte Suprema de Estados Unidos se negara a emitir una orden que hubiera detenido el cumplimiento de la sentencia.

El expediente de Humberto Leal García (en inglés).
El expediente de Humberto Leal García (en inglés).

De acuerdo al expediente del Departamento de Justicia Criminal Leal García fue declarado culpable del rapto, violación sexual y la muerte a golpes de la joven Adria Sauceda. Leal García, quien fue el reo de muerte número 471 ejecutado por el estado de Texas, usó un pedazo de leña para violar a la adolescente así como un pedazo de asfalto de 15 kilos para aplastar su cabeza.

[Artículo relacionado: El pabellón de la muerte en Texas]

Leal García había secuestrado a su víctima después que ambos se fueron de una fiesta en la ciudad de San Antonio, Texas, y después de matarla arrojó su cuerpo desnudo cerca de un arroyo. Cuando las autoridades encontraron el cuerpo, la víctima aún tenía el pedazo de leña usado por Leal García para violarla incrustado en su parte íntima.

Aunque la ejecución de Leal García se trató de evitar o por lo menos retrasar por medios jurídicos y por activistas de derechos humanos binacionales, e inclusive una inusitada intervención de la Casa Blanca, la Corte Suprema hizo caso omiso de las apelaciones, dejando así el paso libre para la ejecución.

Los intentos para evitar que Leal García fuera ejecutado se basaron en las obligaciones de Tratado internacional de la convención de Viena. Después de su arresto la policía de Texas falló en informar a Leal, originario de Monterrey, México de ese derecho de contactar al consulado de México de San Antonio.

Las dosis letal intravenosa le fue inyectada a Leal García a las 6:11 p.m., de acuerdo a Michelle Lyons, vocera de la prisión de Huntsville y quien también diera lectura a la declaración completa de Leal García. El reo fue declarado muerto a las 6:21 p.m. La muerte de Humberto Leal García cierra así otro capítulo de la controversial pena capital en los Estados Unidos, pero atiza de nuevo el debate acerca de un tema que dedica más tiempo a tratar de salvar el victimario que a recordar a la víctima.

Últimas palabras de Leal García antes de morir
Momentos antes de ser sometido al procedimiento químico que le quitaría la vida, Leal García expresó las siguientes palabras: “Lamento todas las cosas que he hecho. Yo he lastimado a mucha gente. Durante años nunca he pensado que yo mereciera ningún tipo de perdón. El Señor Jesucristo en mi vida, yo se que Él me ha perdonado, he aceptado Su perdón. He aceptado todas las cosas. Que sea esto lo último y que sea hecho. Yo acepto toda la culpabilidad por esto. Lo lamento y perdónenme. Lo lamento de verdad. Pido perdón. La vida continúa y por seguro continúa. Me lamento por la familia de la victima por lo que yo hice. Puedan ellos perdonarme. No sé si ustedes lo crean, la vida continúa. Estoy seguro que continúa. Al hombre que está a mi derecha de mí, le pido perdón. La vida continúa y por seguro continúa. Pido perdón. En verdad lo siento. Eso es todo. Pongamos manos a la obra. Una cosa más. Viva México, Viva México”.


Video relacionado antes y después de la ejecución de Leal García (en inglés)

© 2011 – 2016, Eduardo Barraza. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta