Emiliano Zapata y su reforma agraria, un ejemplo perdurable

Emiliano Zapata y su reforma agraria, un ejemplo perdurable

4505
0
COMPARTIR
Las ideas de Zapata concordaron en gran parte con la tradición anarquista mexicana y su principio básico de la propiedad comunal de la tierra, la cual se basa en las tradiciones indígenas. Ilustración: Barriozona Magazine © 2013
Las ideas de Zapata concordaron en gran parte con la tradición anarquista mexicana y su principio básico de la propiedad comunal de la tierra, la cual se basa en las tradiciones indígenas. Ilustración: Barriozona Magazine © 2013

Porfirio Díaz había tomado el poder en México en 1876. Su política reforzó las desigualdades en la estructura social de la población de México así como en la propiedad de la tierra.

El lema “Tierra y Libertad” -adoptado por Emiliano Zapata- había sido acuñado por un partido revolucionario en Rusia tres décadas antes del estallido de la Revolución Mexicana en 1910.

La lucha por la tierra y los derechos sociales se encontraba en el núcleo de la Revolución Mexicana entre 1910 y 1920. Emiliano Zapata, un campesino de nacimiento, fue una figura clave en el movimiento revolucionario, liderando fuerzas de campesinos en el sur de México. Su objetivo era resolver el conflicto a través de una combinación de derechos, garantías y lucha armada.

Las ideas de Zapata concordaron en gran parte con la tradición anarquista mexicana y su principio básico de la propiedad comunal de la tierra, la cual se basa en las tradiciones indígenas. Para garantizar el desarrollo político y económico de México, Zapata quería romper el monopolio de los hacendados o propietarios de las plantaciones, y unir al país –campesinos y empresarios por igual– detrás de una agenda de reforma del Estado. El aprovechamiento de los recursos nacionales de trabajo y producción también asegurarían su independencia en la escena internacional.

Emiliano Zapata

La visión de Zapata se cristalizó en su Plan de Ayala 1911. Este proyecto de reforma exigió elecciones libres, el fin de la dominación de los hacendados y la transferencia de los derechos de propiedad a los pueblos y los ciudadanos.

A grandes rasgos, el Plan de Ayala era un documento elaborado en el que Zapata denunció el presidente Francisco I. Madero por su supuesta traición de los ideales revolucionarios, consagrados en el Plan de San Luis de Madero, y en el que expuso su visión de la reforma agraria.  El plan fue proclamado por primera vez el 25 de noviembre de 1911 en la ciudad de Ayala, Morelos, y más tarde fue modificado el 19 de junio de 1914.

Como la mayoría de los líderes de la Revolución Mexicana, Zapata fue asesinado antes fin del conflicto armado. Su muerte ocurrió el 10 de abril de 1919 en Chinameca, estado de Morelos, México. Zapata tenía 39 años de edad al tiempo de su asesinato.

Aunque la reforma agraria fue promulgada en la década de 1920, las enormes desigualdades persistieron. Sin embargo, las ideas de Zapata dejaron un legado perdurable en México, e inspiraron los últimos movimientos campesinos indígenas zapatistas de Chiapas.

Artículo relacionado: Emiliano Zapata y su lucha por la tierra

© 2013 – 2016, Eduardo Barraza. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta