Emiliano Zapata y su lucha por la tierra

Emiliano Zapata y su lucha por la tierra

566
0
COMPARTIR
La foto muestra de izquierda a derecha (parados) a: Tirso Espinosa, Gildardo Magaña, M. Mejía, Abram Martínez, Jesús Jauregui y Rodolfo Magaña; (sentados) Eufemio Zapata (hermano de Emiliano), Emiliano Zapata y Próculo Capistrán. La fotografía fue tomada en el Hotel Coliseo de la Ciudad de México el 24 de junio de 1911. Foto: Bain Collection
La foto muestra de izquierda a derecha (parados) a: Tirso Espinosa, Gildardo Magaña, M. Mejía, Abram Martínez, Jesús Jauregui y Rodolfo Magaña; (sentados) Eufemio Zapata (hermano de Emiliano), Emiliano Zapata y Próculo Capistrán. La fotografía fue tomada en el Hotel Coliseo de la Ciudad de México el 24 de junio de 1911. Foto: Bain Collection

Emiliano Zapata Salazar nació el 8 de agosto de 1879 en Anenecuilco, un pueblo de Morelos, estado al sur de la Ciudad de México. Aunque aprendió a leer y escribir, tenía poca educación formal.

Durante sus primeros años, las haciendas que producían para el mercado interno y externo empezaron a tomar posesión de las tierras que habían pertenecido al pueblo durante siglos.

Antes de 1906, Zapata ya había comenzado su lucha para devolver la tierra a quienes la cultivaban, y en 1909 la población local lo eligió calpuleque, o jefe, de la junta de defensa de las tierras de Anenecuilco.

Después de que Francisco I. Madero comenzó su revuelta en contra del régimen del presidente Porfirio Díaz, Zapata reclutó a un grupo de hombres, que en 19 de mayo de 1911 tomó la ciudad de Cuautla.

Zapata pronto descubrió que Madero, quien era un rico hacendado, estaba mucho más interesado en el restablecimiento de los procesos democráticos en el país que en una reforma agraria. Teniendo en cuenta esto, Zapata se negó a desarmar a sus hombres y huyó a las montañas, después de rebelarse contra Madero.

En noviembre de 1911, Zapata y Otilio Montaño, un maestro, redactaron el Plan de Ayala. Fue el documento más radical de la revolución, en el cual se demandaba la devolución de las tierras robadas por las haciendas, así como la confiscación y la reasignación de otras haciendas a las aldeas sin títulos de propiedad.

Emiliano Zapata

Después de que Victoriano Huerta había asesinado a Madero, Zapata continuó su lucha contando con el apoyo de una variedad más amplia de hombres que se enlistaron en la lucha. Para el verano de 1914, sus fuerzas ocuparon Morelos, amplias zonas de otros estados vecinos, y contemplaron invadir la Ciudad de México.

En noviembre de 1914, Zapata optó por aliarse con Pancho Villa, un revolucionario más apegado a la lucha del pueblo que el hacendado y senador del antiguo régimen, Venustiano Carranza.

El 4 de diciembre, Zapata y Villa se reunieron en la Ciudad de México, y doce días más tarde, Zapata tomó la ciudad de Puebla.

Sin embargo, en vez de continuar la lucha armada, Zapata regresó a Morelos para comenzar su reforma agraria. Mientras que 1915 fue un período utópico en Morelos, este resultó un desastre para la alianza Villa-Zapata.

Villa perdió una importante batalla al enfrentarse a Álvaro Obregón (general del gobierno de Carranza), y Zapata fue expulsado de la Ciudad de México. El año siguiente resultó aún peor, ya que las tropas de Carranza incluso invadieron Morelos.

El movimiento zapatista entró en un declive irreversible, y varios líderes principales desertaron para unirse al enemigo.

El 10 de abril de 1919 Zapata fue asesinado a traición tras aceptar reunirse en Chinameca, Morelos, con Jesús Guajardo, un supuesto desertor carrancista.

Artículo relacionado: Emiliano Zapata y su reforma agraria, un ejemplo perdurable

© 2016, Barriozona Magazine. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta