El pabellón de la muerte en la prisión de Huntsville, Texas

El pabellón de la muerte en la prisión de Huntsville, Texas

404
0
COMPARTIR
La Penitenciaria Estatal de Huntsville es la instalación carcelaria de más antigüedad en Texas. Fue construida en 1849 y aloja la cámara de ejecución para individuos que son sentenciados a la pena capital. Foto: Mark Britain
La Penitenciaria Estatal de Huntsville es la instalación carcelaria de más antigüedad en Texas. Fue construida en 1849 y aloja la cámara de ejecución para individuos que son sentenciados a la pena capital. Foto: Mark Britain

El estado de Texas en el suroeste de los Estados Unidos es conocido por su enérgica aplicación de la pena capital.

El caso más reciente de una ejecución de un reo condenado a muerte por la inyección letal es el del mexicano Humberto Leal García, a quien se le aplicó la pena de muerte el 7 de julio en la prisión estatal de Huntsville.

Las leyes de Texas consideran ocho delitos como acreedores de la pena capital:

  • Homicidio de un servidor público o bombero;
  • Homicidio durante la perpetración de un secuestro, robo, asalto, agresión sexual con agravantes, incendio provocado, obstrucción o represalia;
  • Homicidio por remuneración;
  • Homicidio durante un escape de prisión;
  • Homicidio de un empleado penitenciario;
  • Homicidio perpetrado por un preso de una prisión estatal que está cumpliendo una cadena perpetua por cualquiera de los siguientes cinco delitos: homicidio, homicidio capital, secuestro con agravantes, agresión sexual con agravantes, o asalto con agravantes;
  • Homicidios múltiples;
  • Homicidio de un individuo menor de seis años de edad.

La Penitenciaria Estatal de Huntsville
La Penitenciaria Estatal de Huntsville es la instalación carcelaria de más antigüedad en Texas. Fue construida en 1849 y aloja la cámara de ejecución para individuos que son sentenciados a la pena capital.

Aunque actualmente el método de ejecución es por medio de la aplicación de la inyección letal, Texas utilizó otros métodos para dar muerte a los reos condenados a la pena capital que en 1972 fueron declarados como “castigos crueles e inusuales” por la Corte Suprema de Estados Unidos.

Entre esos castigos para consumar la sentencia de la pena de muerte estuvieron la horca (método utilizado en Estados Unidos desde 1819 hasta 1923), la silla eléctrica, cuyo uso fue autorizado en 1923, año en que se ordenó que todas las ejecuciones se llevaran a cabo en esa penitenciara estatal en vez de en cada condado de Texas.

El corredor de la muerte de Huntsville estuvo ubicado en el Edificio Este de 1928 a 1952. Desde 1952 hasta 1965, la silla eléctrica estuvo situada en un edificio por el Muro Este de la Unidad de Huntsville.

Texas ejecutó mediante la electrocución al primer reo sentenciado a la pena capital en 1924. El reo fue un hombre de nombre Charles Reynolds, del Condado de Red River. Ese mismo día, cuatro prisioneros más fueron muertos mediante el uso de la silla eléctrica: Melvin Johnson, Mack Matthews, Ewell Morris, y George Washington.

El último reo que fue ejecutado con el método de la electrocución fue Joseph Johnson, del Condado de Harris, a quien se le aplicó la pena capital en 1964. En total, 361 reos sentenciados a la pena de muerte fueron electrocutados en Texas, antes de que se descontinuara el uso de la silla eléctrica.

A partir de una modificación al Código Penal de Texas en 1973, las leyes del estado permitieron que se evaluara el uso de la pena capital y dio luz verde a las ejecuciones a partir del primero de enero de 1974.

El estado de Texas adoptó la inyección letal como método de ejecución en 1977, y dio muerte al primero reo, un hombre llamado Charlie Brooks, del Condado Tarrant, mediante ese procedimiento el 7 de diciembre de 1982.

Desde 1982 hasta la más reciente ejecución del raptor, violador y homicida convicto Humberto Leal García el 7 de enero de 2011, el estado de Texas has ejecutado a 471 condenados a la pena capital. Fuente: Texas Criminal Department of Criminal Justice.

© 2011 – 2016, Eduardo Barraza. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta