El libro impreso pelea una buena batalla en la Ciudad de México

El libro impreso pelea una buena batalla en la Ciudad de México

48
0
COMPARTIR
Asistentes a la Feria del Libro Para Leer en Libertad en la Ciudad de México buscan entre un montón de libros de venta. La feria se llevó a cabo del 8 al 17 de diciembre de 2017. Foto: Eduardo Barraza | Barriozona Magazine © 2017
Asistentes a la Feria del Libro Para Leer en Libertad en la Ciudad de México buscan entre un montón de libros de venta. La feria se llevó a cabo del 8 al 17 de diciembre de 2017. Foto: Eduardo Barraza | Barriozona Magazine © 2017

(Ciudad de México) — El libro impreso se abre paso en la era de los dispositivos digitales móviles. Los organizadores de una feria del libro en la Ciudad de México buscan atraer nuevos lectores para este fin con una fórmula que dicen estimula el interés de la gente en la lectura: bajos costos, fácil acceso y debates literarios públicos.

El escenario de este evento se extiende entre el viejo parque de la Alameda Central y el emblemático Palacio de Bellas Artes. Cerca de la esquina sur junto a la Avenida Juárez, una imponente estatua de Francisco I. Madero se alza sobre el hormigueo incesante de posibles lectores que responden al llamado de los libros.

Bajo las carpas blancas un enjambre de personas se arremolina en torno a una no menos numerosa cantidad de libros a la venta. El fondo musical de la feria es el bullicio humano con hambre y sed de palabras impresas. La mayoría son jóvenes, hijos de la tecnología digital y cuyo cordón umbilical está vitalmente unido al internet. No importa que en sus manos sus teléfonos inteligentes dominen por momentos su atención, el acervo de libros impresos rivaliza el interés de estos escuadrones de lectores que avanzan al ataque.

La Feria del Libro Para Leer en Libertad, efectuada a mediados de diciembre, consistió de aproximadamente un centenar de módulos y unas 400 editoriales, según sus organizadores. Todos al aire libre bajo el cielo de una ciudad sobrepoblada y agitada pero fascinante. Basta imaginar un tianguis en el que cada puesto desplazó a las frutas, verduras, carne, chácharas y productos de piratería con libros, libros y más libros.

La feria intenta cerrar una brecha posicionándose como una opción económica frente a los altos precios de los libros que se venden en las librerías establecidas. Se sabe que en sus bodegas se apilan cajas y cajas con libros que no se venden debido a sus altos precios, prohibitivos al presupuesto de muchos lectores potenciales.

La librería Barco de Papel ofreció todos sus libros por $50 pesos.

Libros en la calle
El concepto de ferias del libro populares en la Ciudad de México no es nuevo. Por más de 20 años, la Feria Metropolitana del Libro impuso la práctica de llevar los libros a los lectores, opuesto al modelo tradicional y pasivo de esperar que los lectores los buscaran en las librerías. Así, el libro fue lanzado a competir con la misma estrategia comercial de los puestos de tacos callejeros.

Desde 1972, esta feria se instaló durante una semana cada verano a lo largo de un andador subterráneo del Sistema de Transporte Colectivo, mejor conocido como Metro, entre las estaciones Zócalo y Pino Suárez. Las miles de personas que transitaban todos los días por ese espacio de un kilómetro de longitud mientras la feria estaba instalada no podían eludir la literatura que veían a su paso. El modelo se popularizó.

Entre los libros populares publicados ese año se encontraban La panza es primero y Marx para principiantes, ambos del caricaturista mexicano Eduardo del Río, Rius.

Tras dos décadas de ferias anuales, los libros echaron raíces más profundas en aquel túnel peatonal. En la actualidad ese mismo espacio público congrega de manera permanente a más de 40 editoriales bajo el nombre de Un paseo por los libros, transformando aquel popular andador subterráneo en lo que algunos afirman es “la librería más grande del mundo”.

Una pequeña biblioteca, cafeterías y un auditorio, así como diversas actividades terminan de hacer de este tramo un pasadizo cultural de innumerables posibilidades.

Según datos de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, durante las casi dos décadas desde su establecimiento, esta feria del libro permanente ha tenido aproximadamente nueve millones de clientes, mientras se estima que más de seis mil personas caminan por este andador todos los días.

Brigada Para Leer en Libertad
La Feria del Libro Para Leer en Libertad es creación de un grupo de mentes literarias inquietas agrupadas bajo el nombre de guerra de Brigada Para Leer en Libertad, una asociación civil que desde 2010 esgrime esta propuesta cultural a fin de fomentar la lectura, aumentar el conocimiento de la historia de México, así como montar eventos y debates literarios callejeros.

El ADN de la brigada lo constituye un grupo diverso de intelectuales, promotores de la lectura, historiadores y escritores, entre quienes sobresale Paloma Saiz y Paco Ignacio Taibo II, un prolífico escritor de izquierda cuyo quehacer literario y activismo se fusionan con frecuencia.

La Feria del Libro Para Leer en Libertad es una efectiva puesta en escena en donde el personaje principal es el libro y la literatura es la dramaturgia para promover la lectura entre las masas. Su ubicación en las calles del centro de la ciudad en un punto estratégico de encuentro para miles de personas es clave para su creciente popularidad.

Un video grabado durante la inauguración de esta feria muestra a Taibo hablando entusiasmado sobre el bajo costo de muchos de los libros que se ofrecían en la feria, que tuvo lugar del 8 al 17 de diciembre. El escritor español-mexicano de 68 años de edad revela la clave para estimular el interés de la gente en este tipo de ferias: romper el bloqueo del precio, poner los libros en la calle, y abrir debates literarios.

Una de las características que sobresale de esta feria es que se permite la venta de libros usados y viejos, algo que resulta atractivo para muchos asistentes.

¿Y los precios?
A pesar de que un gran número de libros se ofrecían en la feria a precios muy bajos, no todos los libros estaban a precio de descuento, incluyendo títulos del mismo Taibo a la venta en el puesto de la editorial Grupo Planeta. Un popular título del escritor, Pancho Villa, una biografía narrativa (edición octubre de 2017), se estuvo vendiendo al precio regular de $288 pesos (unos $15.00 dólares estadounidenses*).

Barriozona Magazine comparó el precio de este libro en las Librerías Gandhi, en donde se vendía a $253.00 pesos ($13.00 dólares* aproximadamente), $35 pesos más barato que en la feria.

Al inquirir sobre esto a la Brigada vía internet, un representante respondió lo siguiente: “En el stand de la brigada [el libro de Pancho Villa] costaba 210 pesos [$11.00 dólares]; nosotros no tenemos control de las ofertas de los compañeros libreros. Y suponemos que Gandhi lo puede vender a ese precio por el volumen”.

Otros títulos como La niña Frida, del autor mexicano David Martín del Campo, publicado este año por Tusquets Editores, se vendía al precio regular de $298 pesos (unos $15.00 dólares*), así como el libro Domina a tu perra interior, de la autora estadounidense Amy Ahlers, de venta al precio regular de $288 pesos.

Es justo mencionar que otros libros bajo la carpa de Planeta si se ofrecieron a precio de oferta: “1 por $69 o 3 por $160” ($3.60 dólares por libro o $8.40 dólares por tres libros*). La librería independiente Barco de Papel vendía cualquiera de sus libros por $50 pesos ($2.60 dólares*). Asimismo, los organizadores también estuvieron regalando libros cada día de la feria.

Esfuerzos como el de la Brigada sobresalen como un serio intento para llevar los libros, autores y debates directamente a las calles de la Ciudad de México, en donde las masas libran la lucha cotidiana y la dicotomía que existe en sus manos entre sus dispositivos móviles y el imperecedero atractivo de un libro impreso al que no se le tiene que cargar la batería.

*Costo en dólares se calculó con base al tipo de cambio del peso registrado el 15 de diciembre de 2017 en la Ciudad de México.


Video relacionado

© 2017 – 2018, Eduardo Barraza. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta