El conflicto de 2016 en Nochixtlán, Oaxaca

El conflicto de 2016 en Nochixtlán, Oaxaca

532
0
COMPARTIR
Un camión tráiler que transportaba gallinas —que al parecer era usado para bloquear una carretera— arde junto a un pelotón de policías federales que sostienen un enfrentamiento con habitantes de Nochixtlán durante los disturbios del 19 de junio que dejo varios muertos y un centenar de heridos. Foto: Indymedia
Un camión tráiler que transportaba gallinas —que al parecer era usado para bloquear una carretera— arde junto a un pelotón de policías federales que sostienen un enfrentamiento con habitantes de Nochixtlán durante los disturbios del 19 de junio que dejaron varios muertos y un centenar de heridos. Foto: Indymedia

Tal como sucedió hace diez años, el estado sureño de Oaxaca volvió a ocupar los titulares de los medios de comunicación internacionales por un conflicto entre magisterio y gobierno.

Un enfrentamiento entre fuerzas del orden y la población civil dejó a varias personas sin vida y a un centenar heridas, después de que las protestas de maestros mediante bloqueos carreteros y el intento del gobierno por removerlos dieron lugar a actos de violencia entre ambos bandos.

El choque entre autoridades y maestros resultó en 53 civiles y 55 policías heridos, así como en al menos ocho pobladores muertos, de acuerdo con cifras del gobierno. Un informe posterior del magisterio indica que en total, 11 personas perdieron la vida.

La violencia estalló después de siete días de bloqueos de vías de comunicación terrestre y manifestaciones que trastornaron el tráfico en una autopista principal que conecta a Oaxaca con la ciudad de México.

La lucha entre elementos de la policía federal y estatal antidisturbios y civiles surgió después de que las autoridades llegaran para dispersar a los manifestantes y estos se resistieran a retirarse pacíficamente.

Cartel de apoyo al magisterio creado por miembros de la Asamblea de Artistas Revolucionarios de Oaxaca (ASARO).
Cartel de apoyo al magisterio creado por miembros de la Asamblea de Artistas Revolucionarios de Oaxaca (ASARO).

Nochixtlán, epicentro del conflicto
El mortal conflicto sucedió el domingo 19 de junio de 2016 en la comunidad de Asunción Nochixtlán, en el estado de Oaxaca, México. La población es parte del distrito del mismo nombre en el sureste de la región Mixteca.

Debido a la intensidad de los acontecimientos violentos y al saldo de muertos tras el conflicto, críticos del gobierno consideran la acción del Estado en Nochixtlán como una de las mayores represiones gubernamentales en contra de la población de Oaxaca.

La batalla campal entre autoridades y manifestantes explotó cuando la policía trató de impedir que maestros, padres de estudiantes y pobladores continuaran bloqueando las carreteras públicas.

Los bloqueos viales en Nochixtlán se llevaban a cabo en contra de las reformas educativas implementadas por el gobierno del presidente mexicano Enrique Peña Nieto, así como por el reciente arresto de dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

El enfrentamiento entre fuerzas del gobierno y la población civil registró acciones que incluyeron numerosos disparos y detonaciones, incendio de vehículos y neumáticos, colocación de barricadas, lanzamiento de proyectiles de ambos bandos (balas de goma, balas de armas de fuego, gas lacrimógeno, piedras, entre otros objetos).

El comisionado general de la Policía Federal, Enrique Galindo Cevallos, informó que 800 policías estatales y federales formaron parte en la planificación para desbloquear las carreteras. Indicó que los policías estaban equipados para las acciones, pero “sin armas de fuego”.

Numerosos videos de fuentes diversas publicados en internet muestran a un helicóptero lanzando repetidamente desde lo alto bombas de gas lacrimógeno en contra de los manifestantes, las que causaban nubes de humo blanco al detonar entre la población.

Enormes columnas de humo negro son visibles también en diferentes puntos del área del conflicto, producto de autobuses de pasajeros, camiones de carga y vehículos particulares que fueron incendiados por la población en respuesta a la acometida de las fuerza del gobierno. En algunos videos se escucha a pobladores gritando: “¡Los autobuses, quemen los autobuses!”

Galindo Cevallos añadió que las fuerzas policiacas fueron agredidas de manera directa por lo que llamó “grupos radicales”, que les arrojaron cohetones y petardos.

En los videos se puede observar también a numerosos manifestantes cubriéndose la nariz y boca con prendas de vestir para evitar los efectos del gas lacrimógeno, y lanzando piedras y proyectiles en contra los policías. Una persona es vista con un objeto tubular improvisado de aparente fabricación casera usándolo para regresar cartuchos de gases lacrimógenos a las fuerzas del gobierno.  [Lee la segunda parte: La policía disparó balas de armas de fuego] →

© 2016, Eduardo Barraza. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta