Desaparición de personas une a madres de México y Centroamérica

Desaparición de personas une a madres de México y Centroamérica

54
0
COMPARTIR
Familiares de personas desparecidas toman parte en el encuentro de los miembros de la Caravana de Madres Centroamericanas y del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México. Foto: Josué David López Guarneros | Barriozona Magazine © 2016
Familiares de personas desparecidas toman parte en el encuentro de los miembros de la Caravana de Madres Centroamericanas y del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México. Foto: Josué David López Guarneros | Barriozona Magazine © 2016

(Ciudad de México) — La desaparición de un hijo o familiar es el común denominador que está uniendo a ciudadanos de México y países de Centroamérica bajo un mismo estandarte: la localización de sus seres queridos.

En el marco de XII Caravana de Madres Centroamericanas, familiares de ciudadanos desaparecidos de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua se encontraron este jueves en el centro de la Ciudad de México con representantes de familias mexicanas, de cuyos hijos también se desconoce su paradero.

Miembros de la red de la Caravana de Madres Centroamericanas —apoyada por el Movimiento Migrante Mesoamericano y otras organizaciones, así como integrantes del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México sostuvieron un encuentro simbólico frente al monumento conocido como Hemiciclo a Juárez en el centro de la capital mexicana.

Cientos de personas acudieron a este evento, denominado “De madre a madre, de corazón a corazón”, el cual se desarrolló en un ambiente de solidaridad, música y discursos.

Entre los visuales de este encuentro se dispusieron un gran número de carteles con los nombres y fotografías de algunas de las personas desparecidas. Destacó una larga banda de tela que se instaló sobre la banqueta —la cual se colocó alrededor del Hemiciclo— y la que contenía nombres de desaparecidos.

Un mural improvisado fue pintado por artistas de grafiti con la imagen de Óscar Antonio López Enamorado, un inmigrante hondureño desaparecido, cuya madre, Ana Enamorado, es parte de la caravana.

María Guadalupe Fernández Martínez, madre de José Antonio Robledo Fernández —desaparecido desde enero de 2009— participó en el encuentro de familias que buscan a sus seres queridos. Foto: Josué David López Guarneros | Barriozona Magazine © 2016
María Guadalupe Fernández Martínez, madre de José Antonio Robledo Fernández —desaparecido desde enero de 2009— participó en el encuentro de familias que buscan a sus seres queridos. Foto: Josué David López Guarneros | Barriozona Magazine © 2016

Ideas sociales y políticas compartidas
Al unirse, ambos movimientos reconocen estar luchando por una misma causa y con un mismo propósito. Anteriormente, los dos han llevado a cabo por separado sus propias caravanas y recorridos en México y Estados Unidos.

Si bien las circunstancias individuales y contextos sociopolíticos de ambos movimientos pueden diferir en varios sentidos, a estos grupos los une intrínsecamente el mismo deseo de encontrar a sus seres queridos.

No obstante que la búsqueda de los familiares de los integrantes tanto de la Caravana de Madres Centroamericanas como del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México es una característica compartida en el ámbito social, su misión los ha llevado al activismo y a ejercer la presión política.

Actualmente, y en años pasados, ambos movimientos han recurrido no solamente a la opinión pública, organizaciones de base y religiosas y a los medios de comunicación y sociales, sino también han apelado a los gobiernos de sus respectivos países para crear mecanismos políticos efectivos que ofrezcan soluciones al serio problema de las desapariciones en México.

En este sentido, los esfuerzos de quienes conforman estos movimientos los han llevado de la búsqueda a la incidencia de políticas públicas, la cual les ha rendido ciertos avances, aunque parciales e inconclusos.

Tal es el caso de la Unidad de Investigación de Delitos para Personas Migrantes (UIDPM), establecida por la Procuraduría General de la República (PGR). La unidad se instituyó a fin de proporcionar en territorio mexicano el acceso a la justicia a las personas migrantes y sus familiares, buscar a migrantes desaparecidos, así como para la investigación y persecución de delitos cometidos por o en su contra, exceptuando los casos relacionados a la delincuencia organizada.

En la actualidad, el colectivo Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México lleva a cabo trabajo de incidencia en políticas públicas para buscar que el Senado de México apruebe una Ley General sobre Desaparición Forzada y Desaparición de Personas Particulares que funcione de manera eficiente.

Dicha ley se publicó en el Diario Oficial de la Federación bajo un decreto en el que se reforma el Artículo 73, Fracción XXI, Inciso A de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos “para expedir…las leyes generales que establezcan como mínimo, los tipos penales y sus sanciones en las materias de secuestro, desaparición forzada de personas, otras formas de privación de la libertad contrarias a la ley, trata de personas, tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, así como electoral”.

Sin embargo, organizaciones de base como Servicios de Asesoría y Paz (SERAPAZ), sostienen que el gobierno federal mexicano no cuenta con una política para hacer frente a las desapariciones de personas, argumentando que no posee “mecanismos eficaces de búsqueda e investigación adecuados a la magnitud del problema”.

Un documento publicado en octubre de 2015, titulado Elementos esenciales para la elaboración de la ley general sobre personas desaparecidas en México, redactado por familiares de personas desaparecidas, organizaciones de la sociedad civil y por académicos especialistas en derechos humanos, contiene un propuesta que ofrece pautas al gobierno mexicano sobre cómo implementar medidas contra las desapariciones forzadas.

Los miembros de la Caravana de Madres Centroamericanas — que ingresó a territorio mexicano el 15 de este mes bajo el lema este año de “Buscando vida en caminos de muerte”— recorren estados y 30 localidades de México.

Los familiares de los centroamericanos desaparecidos están visitando albergues, cárceles, pasando por lugares donde se cree que sus seres queridos recorrieron en la ruta de su migración hacia Estados Unidos hace años. Así mismo están sosteniendo encuentros con diversos funcionarios públicos durante su estancia en México.

En 2015, miembros de la caravana entregaron a la PGR casos de 12 centroamericanos desaparecidos, pero hasta la fecha no se han reportado resultados. Este viernes, estaban agendados a presentarse ante esta dependencia gubernamental para presentar otros 23 casos de desaparecidos.

Un artista veracruzano usa la técnica de pintura en aerosol para plasmar el rostro de Óscar Antonio López Enamorado, migrante hondureño desaparecido. Foto: Josué David López Guarneros | Barriozona Magazine © 2016
Durante el encuentro de familias de desaparecidos, un artista veracruzano usa la técnica de pintura en aerosol para plasmar el rostro de Óscar Antonio López Enamorado, migrante hondureño desaparecido. Foto: Josué David López Guarneros | Barriozona Magazine © 2016

El problema de las desapariciones en México
Durante la última década, la desaparición de personas —forzada o de otra manera— se ha convertido en un problema sin precedentes, de acuerdo al Comité contra la Desaparición Forzada de la Organización de las Naciones Unidas (CDFI-ONU).

En la actualidad, más de 27 mil personas están en calidad de desaparecidas, según registros del gobierno mexicano. El número de personas de quien se desconoce su paradero incluye a migrantes centroamericanos que ingresaron a México buscando emigrar a Estados Unidos.

Los peligros que enfrentan los migrantes en su paso por México han sido ampliamente documentados, y se teme que quienes desaparecieron en el trayecto hayan muerto en accidentes, fueron secuestrados o asesinados. De otros se especula que pudieran estar viviendo en territorio mexicano o estadounidense, pero que se han visto imposibilitados por cualquier razón a notificar su paradero a sus familiares.

Mapa del trayecto más cercano desde la frontera de México con Guatemala a la de EE.UU. Imagen: Mapas Google
Mapa del trayecto más cercano desde la frontera de México con Guatemala a la de EE.UU. Imagen: Mapas Google

Para migrantes procedentes de naciones centroamericanas, llegar a través de México a la frontera más cercana con Estados Unidos (Matamoros, Tamaulipas) desde la ciudad de Tecún Umán, Guatemala, consiste en un recorrido de mil 891 kilómetros, vía Tapachula-Juchitán de Zaragoza, un viaje de 24 horas en auto.

Organizaciones de base consideran que el número de casos denunciados de personas desaparecidas está muy por debajo de la realidad, y que no obstante la alta cifra de desaparecidos, este fenómeno no ha recibido por parte de las autoridades la atención ni el reconocimiento adecuado con base a sus proporciones.

En este contexto, los integrantes de la Caravana de Madres Centroamericanas y del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México llevan a cabo esfuerzos de base para tratar por sí mismos de localizar a sus seres queridos.

Barriozona Magazine mantiene una corta lista con información de migrantes centroamericanos desparecidos.

Con información de Axel E. Núñez


© 2016, Eduardo Barraza. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta