Enfrentamiento en Nochixtlán; la policía sí disparó balas de armas de fuego

Enfrentamiento en Nochixtlán; la policía sí disparó balas de armas de fuego

464
0
COMPARTIR
Carteles de apoyo al magisterio y en contra de la reforma educativa del gobierno creados por miembros de la Asamblea de Artistas Revolucionarios de Oaxaca (ASARO) tras el conflicto en Nochixtlán.
Carteles de apoyo al magisterio y en contra de la reforma educativa del gobierno creados por miembros de la Asamblea de Artistas Revolucionarios de Oaxaca (ASARO) tras el conflicto en Nochixtlán.

[Continúa de la primera parte…]   Si bien el gobierno mexicano declaró que los elementos de la policía que participaron en el operativo del 19 de junio en Nochixtlán, Oaxaca no portaban ni armas de fuego ni toletes, registros fotográficos de diversas agencias internacionales como la Associated Press, Xinhua y Cuartoscuro desmintieron la afirmación gubernamental, confirmando así también reportes de la población en el sentido que estaban siendo agredidos con balas “de verdad”.

Entre las imágenes destacan las tomadas por el fotógrafo de la agencia Cuartoscuro, Jorge Arturo Pérez, en las que se aprecia claramente que los policías disparan armas de fuego de largo y corto alcance en dirección de los manifestantes.

Dichos reportes periodísticos desmienten así la versión oficial de que los agentes federales actuaron “sin armas de fuego”.

Inicialmente, la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) tachó dichas imágenes como “falsas”, asegurando que “la actuación de los elementos federales se encuentra apegada a los protocolos establecidos para hacer cumplir la ley sin violar ninguna de los Derechos Humanos de la ciudadanía”.

Posteriormente, el comisionado Galindo Ceballos reconoció que elementos del cuerpo de policías sí utilizaron armas de fuego durante el operativo de desalojo en Nochixtlán.

El funcionario federal especificó que sólo un grupo de efectivos empleó sus armas de cargo, casi cuando concluía el operativo, ya que se vieron obligados a hacer un cambio de estrategia cuando se percataron de la participación de supuestos manifestantes armados.

El comisionado añadió que la reacción de la población contra la policía fue “una emboscada”.

Uno de los muchos carteles que circulan en los medios sociales en apoyo al magisterio en Oaxaca creado por El Gran OM y El Dante.
Uno de los muchos carteles que circulan en los medios sociales en apoyo al magisterio en Oaxaca creado, por El Gran OM y El Dante.

Circunstancias que llevaron al conflicto en Nochixtlán
Desde que el gobierno de Peña Nieto promovió una importante reforma educativa en 2012 y 2013, la CNTE ha mostrado su descontento y realizado diversas acciones de resistencia.

La reforma promueve el llamado Sistema Nacional de Evaluación Educativa, al cual se oponen sectores del magisterio mexicano.

El origen del conflicto en Nochixtlán surgió en el contexto del descontento por dicha reforma, así como por acciones posteriores de parte del gobierno federal mexicano para contrarrestar la resistencia magisterial.

Desde mayo de 2016, la CNTE había llevado a cabo múltiples protestas públicas en diversos estados del sureste de México como Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Veracruz, así como en la Ciudad de México.

Dichas protestas en demanda de la abrogación de la reforma educativa incluyeron bloqueos de importantes vialidades, toma de casetas de peaje, cierre de centros escolares, mítines y otras acciones.

Tras las detenciones el 13 de junio de Francisco Villalobos y Rubén Núñez —ambos dirigentes de la CNTE— la organización inició una serie de bloqueos carreteros en 37 zonas en Oaxaca. Villalobos y Núñez fueron acusados de los delitos de lavado de dinero y robo de libros de texto, respectivamente.

Uno de dichos bloqueos ocurrió en la carretera que conecta a Huajuapan de León con la ciudad de Oaxaca, donde se encuentra la población de Nochixtlán.

Petróleos Mexicanos (Pemex), la empresa mexicana estatal productora de petróleo, emitió un comunicado el 17 de junio advirtiendo que de continuar los bloqueos carreteros, la planta estatal de Salina Cruz tendría que detener sus actividades, lo que “podría derivar en un desabasto de gasolinas, diésel y turbosina en las zonas a las que abastece la refinería”.

Ese mismo día, un conjunto de policías federales y estatales retiró el bloqueo de la CNTE al acceso principal a Salina Cruz, desplegando cerca de 800 elementos, en un enfrentamiento que duró cuatro horas.

De acuerdo con la CNS, el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo, emitió una solicitud formal a la policía federal a prestar su apoyo a la policía estatal a fin de terminar con los bloqueos carreteros.

Cué señaló que la medida era “con el objetivo principal de permitir el libre tránsito, particularmente de unidades con productos de primera necesidad, y así evitar el desabasto de víveres”.

Lo anterior preparó el escenario para el conflicto en Nochixtlán, ya que la mañana del domingo 19 de junio la policía federal se dispuso a desbloquear las carreteras, lo que dio lugar al enfrentamiento con los miembros de la CNTE y los pobladores, cuando estos últimos decidieron resistir la acción del gobierno.

Un grupo de residentes de la ciudad de Chicago, Illinois perteneciente al grupo “Chicago Freedom School” se manifiesta a favor del movimiento magisterial en Oaxaca, tras los disturbios del 19 de junio en el poblado de Nochixtlán. Foto: Chicago Freedom School/Facebook
Un grupo de residentes de la ciudad de Chicago, Illinois perteneciente al grupo “Chicago Freedom School” se manifiesta a favor del movimiento magisterial en Oaxaca, tras los disturbios del 19 de junio en el poblado de Nochixtlán. Foto: Chicago Freedom School/Facebook

Respuestas al conflicto
El 20 de junio, la organización Amnistía Internacional hizo un llamado al gobierno de México para esclarecer lo ocurrido en Nochixtlán. En un comunicado, la organización declara que “reconoce que las autoridades tienen la obligación de controlar el orden público y tomar medidas para prevenir, investigar y sancionar los responsables por actos de violencia, pero estas medidas tienen que ser proporcionadas y apegadas a las normas internacionales de derechos humanos”.

Por su parte, la  CNTE mantuvo los bloqueos en diversos puntos de Oaxaca.

El presidente Enrique Peña Nieto, vía Twitter, declaró que lamentaba la pérdida de vidas humanas, y expresó su solidaridad con las familias de los fallecidos y de quienes resultaron heridos.

Dos días después, el 22 de junio, la Secretaría de Gobernación aceptó reunirse con la Comisión Nacional Única Negociadora de la CNTE.

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresó su condena por los hechos violentos y solicitó una investigación independiente.

Tras el conflicto, también se llevaron a cabo un gran número de protestas en México y Estados Unidos para mostrar su repudio al enfrentamiento. Los medios sociales dieron cuenta del apoyo al magisterio por parte de educadores, estudiantes, organizaciones de base y sectores de la población en general.

Críticas en contra del magisterio y del pueblo de Oaxaca, muchas expresadas en términos racistas, también abundaron en los sitios de medios sociales.  → [Lee la primera parte: El conflicto de 2016 en Nochixtlán, Oaxaca]

© 2016, Eduardo Barraza. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta