México

México

Encuentran cráneo en sitio arqueológico de Tlatelolco en México

0
Este es el cráneo que fue encontrado por accidente en el sitio arqueológico de Tlatelolco. Es posible que este hallazgo lleve a un descubrimiento de mayor proporción. Foto: Melitón Tapia | INAH-CONACULTA
Este es el cráneo que fue encontrado por accidente en el sitio arqueológico de Tlatelolco. Es posible que este hallazgo lleve a un descubrimiento de mayor proporción. Foto: Melitón Tapia | INAH-CONACULTA

Ciudad de México – Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) encontraron un cráneo de 500-años de antigüedad -aparentemente de una persona decapitada- en la zona arqueológica de Tlatelolco. El cráneo es parte de una pequeña ofrenda junto al Gran Templo de este sitio precolombino.

En un comunicado, el arqueólogo Salvador Guilliem, quien dirige el Proyecto de Tlatelolco, dijo que el cráneo se encontraba dentro de una vasija y probablemente perteneció a un adulto joven. Ambas piezas se encuentran en un nivel de estructura relacionada con la construcción de la etapa VII-A del Templo, que se cree fue construida entre 1500 y 1515 AD.

Guilliem explicó que el hallazgo se produjo durante la primera fase de un trabajo de exploración arqueológica, por lo que no se ha podido determinar aún la proporción de la ofrenda. Dijo que no saben si hay más restos humanos asociados con el cráneo. Los trabajos continúan en este sitio, al norte del centro de la Ciudad de México.

Tlatelolco es un sitio de excavación arqueológica en la ciudad de México. Ahí hay restos de la ciudad-estado pre-colombina del mismo nombre que han sido excavados. Nonoalco-Tlatelolco, un proyecto masivo de vivienda, fue construido alrededor de las ruinas en la década de 1960. En 1968, la brutal masacre de estudiantes tuvo lugar en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, justo antes de los Juegos Olímpicos. El terremoto de 1985 derrumbó y dañó muchas de las estructuras de viviendas modernas.

Un hallazgo más sorprendente ocurrió el 10 de febrero de 2009, cuando los arqueólogos anunciaron el descubrimiento de una fosa común con cuarenta y nueve esqueletos humanos. Estaban dispuestos en líneas bien ordenadas sobre la espalda, con los brazos cruzados y envueltos en hojas de maguey. Los arqueólogos encontraron los esqueletos en un cementerio de 13-por-32 pies.

El arqueólogo dijo que todavía tienen que realizar estudios de antropología física, pero en base a la dentadura del cráneo, su equipo ha establecido que es la de un adulto, probablemente un prisionero de guerra que fue decapitado. La ausencia de otros huesos en esta etapa puede haber dado lugar a la teoría de la decapitación.

El descubrimiento se produjo después de que un custodio a cargo de tareas de limpieza de conservación reportó haber encontrado lo que parecía ser una olla enterrada. Guilliem y la arqueóloga Paola Silva procedieron a inspeccionar, excavar y rescatar el hallazgo y se determinó que se trataba de una pequeña ofrenda que había sido cubierta con losas de piedra. Las fuertes y constantes lluvias en la Ciudad de México causaron un pequeño deslizamiento de tierra, lo que llevó al descubrimiento.


Video relacionado:

María Sabina: La sacerdotisa de los hongos

0
Toda la vida de María Sabina transcurrió en su montaña de Huautla, Oaxaca donde ayudó a los suyos, a la gente sencilla de la región de la aldea y de otras pequeñas comunidades. Ilustración basada en imágenes de Adalberto Arroyo Ríos | Barriozona Magazine © 2016
Toda la vida de María Sabina transcurrió en su montaña de Huautla, Oaxaca donde ayudó a los suyos, a la gente sencilla de la región de la aldea y de otras pequeñas comunidades. Ilustración basada en imágenes de Adalberto Arroyo Ríos | Barriozona Magazine © 2016

En su mundo enigmático al que trataron de penetrar los ojos curiosos del mundo que se dice civilización, María Sabina, “La Sacerdotisa de los Hongos”, como se le conocía, abrió una brecha hacia un porvenir que no por iluso y fantástico, dejó de ser un oasis en la vida violenta, egoísta y destructora del hombre moderno.

Hasta su choza humilde, templo de una esperanza perdida en nuestros días, llegaron la curiosidad científica, la morbosidad viciosa, y el interés artístico de seres de todas partes del mundo. Sus elementos curativos, divinos, fueron sacrílegamente utilizados con fines distintos a los de su “hechicería” ingenua y bondadosa.

“Los hongos alucinógenos”, de Huautla de Jiménez, en Oaxaca, como se les conoce en la civilización, traspasaron fronteras en su prestigio, sobre todo en aquellos que en busca de una evasión malsana, abusaron de sus cualidades “espirituales” para vivir un mundo ficticio de imágenes incongruentes y pensamientos absurdos.

Sólo un grupo de cineastas pudo convencer a María Sabina, la anciana misteriosa de Oaxaca, de divulgar sus ritos ancestrales para dignificar la imagen que de sus “niños santos” – los hongos alucinógenos – se había regado por todo el mundo. Sus ritos quedaron plasmados en el documental fílmico “María Sabina, Mujer Espíritu”, que fue exhibido en premier benéfica en la Ciudad de México, hace ya casi 28 años.

La anciana accedió a la filmación y a estar presente en la premier, con la condición solidaria de que las recaudaciones se donaran íntegramente a los suyos, a los habitantes de Huautla, Oaxaca, en cuyas montanas habitan los espíritus invocados por Sabina.

Así, el miércoles 27 de junio de 1979, María Sabina se confundió con la civilización. Su primer encuentro fue el lunes 25, cuando descendió del avión que la condujo a la capital de los ejes viales, del smog, de la contaminación sonora y de tantas calamidades.

La anciana “Chaman” vio en la pantalla pasajes de su propia vida, en donde invocaba a Cristo y a Juárez a la vez; manejando el cabalístico número 13, para llamar en su auxilio a los tlacuaches y a los gavilanes y así curar a los enfermos, mientras fumaba un puro con la atmósfera llena de vapores de copal y de exóticos aromas de hongos semicachinados.

Toda la vida de Sabina transcurrió en su montaña de Huautla, donde ayudó a los suyos, a la gente sencilla de la región de la aldea y de otras pequeñas comunidades circunvecinas, alejada de toda la morbosidad de extraños que sabían de su existencia y de sus ritos.

Ella intuía que su misión estaba reñida con la publicidad y con el escándalo, que se engendra entre los que se dicen civilizados, pero los afrontó con el misticismo de su mundo como respuesta a su necedad.


Video relacionado

Cementerio prehispánico en Sonora con cráneos deformados intencionalmente

0
El descubrimiento de este cementerio en Onavas, Sonora pone por evidencia costumbres no antes registradas entre los antiguos grupos culturales de Sonora, como Foto INAH-CONACULTA
El descubrimiento de este cementerio en Onavas, Sonora pone por evidencia costumbres no antes registradas entre los antiguos grupos culturales de Sonora, como Foto INAH-CONACULTA

México — Onavas, en el estado de Sonora, es un pequeño municipio cuya población, de acuerdo al censo de 2010, consiste en 400 habitantes. Onavas colinda con poblados como Sahuaripa, Soyopa, Yécora, Suaqui Grande y San Javier.

De acuerdo al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ahí fue descubierto el primer cementerio prehispánico de Sonora, a unos 300 metros del pueblo de Onavas.

Expertos estiman que el cementerio tiene aproximadamente 1,000 años de antigüedad, el cual cuenta con entierros de 25 individuos.

De los 25 restos óseos encontrados, 17 corresponden a menores de edad —de entre cinco meses y 16 años— y ocho son de adultos.

Lo inédito de este hallazgo arqueológico consiste en que 13 de las osamentas descubiertas presentan una deformación intencional del cráneo, y cinco de ellas tienen una mutilación dentaria. Estas se identifican como prácticas culturales similares a las de grupos prehispánicos del sur de los estados de Sinaloa y norte de Nayarit, mismos que no se habían registrado en Sonora.

Algunos de los restos óseos tenían ornamentos hechos con conchas y caracoles de la región del Golfo de California, entre ellos brazaletes, una nariguera, aretes, pendientes y collares de cuentas de concha. Un esqueleto fue hallado con un caparazón de tortuga colocado a la altura del abdomen.

Cráneo encontrado en el cementerio en Onavas. Nótese la deformación. Foto: INAH
Cráneo encontrado en el cementerio en Onavas. Nótese la deformación. Foto: INAH

La relevancia del descubrimiento pone por evidencia costumbres no antes registradas entre los antiguos grupos culturales de Sonora, como son la deformación craneal (frontal occipital) que se aplicó a 13 individuos enterrados, así como la modificación mediante el desgaste de la parte lateral de las piezas, para darles la forma de la letra “V”.

La arqueóloga Cristina García Moreno, directora del proyecto de investigación, llamado simplemente “Cementerio”, dijo que el área donde se encontraron las osamentas incorpora características únicas, ya que fusionan expresiones de grupos del norte de México.

Entre dichas expresiones están ornamentos elaborados con conchas y caracoles del Mar de Cortés —situado en cercanía a esta región— con tradiciones del Occidente nunca antes encontradas en territorio sonorense.

“Con este descubrimiento se amplía el límite de influencia de los pueblos mesoamericanos mucho más al norte de lo que tenía registrado la arqueología”, declaró García Moreno.

El proyecto Cementerio es desarrollado por la Universidad Estatal de Arizona (ASU, por sus siglas en inglés), y cuenta con la aprobación del Consejo de Arqueología del INAH.

Según la arqueóloga, esta es la primera vez que se descubre un cementerio con dichas características en Sonora, ya que se trata de un terreno destinado específicamente para enterrar muertos.

Asimismo, el descubrimiento destaca porque, según García Moreno, en Sonora no hay otro sitio arqueológico en donde se hayan identificado modificaciones craneal y dentaria.

Trabajos de recuperación y limpieza en el sitio arqueológico de Onavas. Foto: INAH
Trabajos de recuperación y limpieza en el sitio arqueológico de Onavas. Foto: INAH

“El Cementerio de Onavas no pertenece a grupos mesoamericanos migratorios, sino a uno sedentario que tuvo un desarrollo local y que en algún momento de su historia entabló contacto con Mesoamérica e incorporó algunas ideas a su cultura. Estamos en proceso de investigación para confirmar si existe una relación con grupos de Sinaloa y Nayarit”, agregó la experta.

De acuerdo a García, al cotejar fuentes históricas, el sitio pudo haber habitado a antiguos indígenas pimas, una etnia de esta región. Los descendientes de los indios pimas se desplazaron hacia lo que hoy es el límite estatal Sonora-Chihuahua.

García también destacó que la deformación craneal en las culturas mesoamericanas se usó para diferenciar a un grupo social de otro o con fines rituales. La mutilación dentaria, en las culturas de Nayarit, en cambio, se practicó en niños como ritual de paso hacia la adolescencia, lo cual coincide con los hallazgos de Sonora, donde los cinco cuerpos que la presentan son mayores de 12 años.

Finalmente, se destacó que la cantidad de infantes y púberes identificados en el cementerio, puede ser un indicador de la mala práctica en la deformación craneal, lo cual habría podido ser la causa de la muerte por el exceso de fuerza al momento de apretar el cráneo. Esto se deduce ya que los resultados de los estudios hechos a las osamentas no proveyeron ningún rastro de enfermedad que pudiera haber causado su muerte.


Video relacionado

Descrubren cráneos humanos en ruinas contiguas al Templo Mayor

0
Dos de las 45 calaveras encontradas en el área aledaña a las ruinas del Templo Mayor, en la Ciudad de México. Foto: Héctor Montaño y Melitón Tapia | INAH
Dos de las 45 calaveras encontradas en el área aledaña a las ruinas del Templo Mayor, en la Ciudad de México. Foto: Héctor Montaño/Melitón Tapia | INAH

México – La inagotable fuente de descubrimientos arqueológicos que representa el área del Templo Mayor en la Ciudad de México volvió a emanar un sorprendente hallazgo, al darse a conocer el descubrimiento de un conjunto de 45 cráneos humanos y alrededor de 250 mandíbulas inferiores.

El descubrimiento, a cargo de arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), se localizó en las cercanías de una estructura ceremonial que formaba parte del Recinto Sagrado de la antigua ciudad de los mexicas, Tenochtitlan.

Los expertos determinaron que los restos óseos tienen poco más de 500 años de antigüedad. Debido a la cantidad de calaveras encontradas, este hallazgo representa el depósito más numeroso hasta el momento ubicado en la Zona Arqueológica de Templo Mayor. Esta zona es parte del distrito conocido como Centro Histórico.

El experimentado arqueólogo Raúl Barrera Rodríguez, quien está a cargo del Programa de Arqueología Urbana (PAU) del INAH, explicó que los mexicas utilizaban cráneos humanos como piezas para la consagración o clausura de estructuras arquitectónicas. Los restos óseos también tenían una función de carácter ritual en torno al culto del dios mexica de la muerte, Mictlantecuhtli.

En base a esa asociación, se deduce que las calaveras habrían sido parte de una ofrenda para clausurar alguna estructura, lo cual pudiera reforzarse por el hecho de que los cráneos se hallaron en la parte de atrás de la estructura denominada cuauhxicalco, descubierta en octubre 2011.

Cuauhxicalco es una plataforma circular que se encontró en el sitio donde se erigió el recinto sagrado, y donde se cree que fueron depositados restos de tlatoanis mexicas. Debajo de esta plataforma circular también se encontró una piedra de sacrificios, la segunda que ha salido a la luz en este sitio en las últimas dos décadas.

Cráneos encontrados en sitio arqueológico del centro de la Ciudad de México. Foto: Héctor Montaño/ Melitón Tapia | INAH
Cráneos encontrados en sitio arqueológico del centro de la Ciudad de México. Foto: Héctor Montaño/ Melitón Tapia | INAH

Barrera Rodríguez considera la posibilidad de que algunos de los 45 cráneos que se encontraban por encima de la piedra de sacrificios, pudieran haber sido manipulados con el fin de hacer “máscaras- cráneo”, pero que no fueron terminadas.

Las máscaras-cráneo servían como caretas y se hacían con la parte de enfrente de calaveras humanas. A veces estas eran adornadas con fragmentos de piedra verde para semejar los ojos, o con collares de caracol, cascabeles y cuchillos de obsidiana.

El director del PAU informó que los 45 cráneos fueron localizados en agosto pasado, mientras se llevaban a cabo labores de infraestructura en el predio conocido como Plaza Manuel Gamio. Este espacio se situa entre las ruinas del Templo Mayor y la Catedral.

“Los restos óseos se encontraron directamente sobre un relleno de tierra, correspondiente a la etapa constructiva IV de Templo Mayor (1440-1469); estaban delimitados por un alineamiento de piedras que los concentraba en un espacio de 1.5 metros de este a oeste, y 1.2 de norte a sur; además corresponde al depósito de cráneos más numeroso hasta el momento descubierto en la zona arqueológica”, agregó el arqueólogo.

El especialista piensa que la mayoría de las calaveras, que posiblemente fueron exhumadas, corresponden tanto a mujeres como hombres cuya edad fluctuaría entre los 20 y 35 años al momento de su muerte, lo cual está sujeto a comprobarse con estudios posteriores a este hallazgo.


Video relacionado

“Caravana por la Paz”: Casos de familiares desaparecidos en México

0
Posters con los nombres y las fotografías de decenas de familares desaparecidos de los miembros de la Caravana por la Paz fueron traídos a Phoenix, Arizona el 15 de agosto de 2012. Foto: Eduardo Barraza | Barriozona Magazine © 2012
Posters con los nombres y las fotografías de decenas de familares desaparecidos de los miembros de la Caravana por la Paz fueron traídos a Phoenix, Arizona el 15 de agosto de 2012. Foto: Eduardo Barraza | Barriozona Magazine © 2012

(Phoenix, Arizona) –– La “Caravana por la Paz” hizo una parada en Phoenix, Arizona como parte de su ruta durante el recorrido que hace por varias ciudades de Estados Unidos. La caravana busca crear consciencia en este país acerca de la fallida guerra contra el narcotráfico que ha dejado a 70 mil personas muertas en México.

La caravana es encabezada por el poeta, novelista y periodista mexicano Javier Sicilia, cuyo hijo Juan Francisco Sicilia fue brutalmente asesinado junto con otros seis estudiantes en el estado de Morelos, en México el 28 de marzo de 2011. El crimen fue atribuido a miembros de cárteles de la droga. En respuesta, Javier Sicilia se movilizó para protestar y pedir un alto a la violencia dando así paso a la formación del Movimiento por la Paz.

Los integrantes de la caravana compartieron sus testimonios durante un mitin de cuatro horas en el Civic Space Park, en el centro de Phoenix. A continuación están algunos de los casos de algunos de los familiares de personas desaparecidas.

María Guadalupe Aguilar Jáuregui – “¿Dónde está mi hijo?”, lee la pancarta de la señora Guadalupe Aguilar Jáuregui, cuyo hijo José Luis Arana Aguilar, de 34 años, desapareció en enero 2011 en el estado de Jalisco, en México. María Guadalupe, quien estuvo en Phoenix, Arizona como parte de la “Caravana por la Paz”, mantiene la creencia de que su hijo José Luis está vivo.

Margarita López Pérez – Llevando consigo una pancarta con una foto de su hija Yahaira Guadalupe Bahena López vestida de novia, la señora Margarita López Pérez recorre Estados Unidos como parte de la “Caravana por la Paz”. Yahaira, esposa de un agente federal en México, fue raptada por individuos armados en su casa en el estado de Oaxaca, en México. En su búsqueda, a Margarita le han dicho que su hija fue asesinada y decapitada, pero tampoco ha podido recuperar su cuerpo.

Araceli Magdalena Rodríguez – Luis Ángel León Rodríguez, un policía federal mexicano, desapareció en noviembre 2009. De acuerdo a su madre, la señora Araceli Magdalena Rodríguez, las autoridades le informaron que Luis Ángel fue ejecutado por miembros de un cártel de la droga.

María Trujillo Herrera – La señora María Trujillo Herrera, quien es parte de la Caravana por la Paz, quizás sea uno de los casos más difíciles ya que cuatro de sus hijos están desparecidos. María lleva con ella una pancarta con las fotos de Raúl Trujillo Herrera, Luis Trujillo Herrera, Jesús Trujillo Herrera y Gustavo Trujillo Herrera, quienes desaparecieron en 2008 y 2010. María es parte de la “Caravana por la Paz” que recorre cerca de 30 ciudades en Estados Unidos.

Arturo Malvido Conway – Vestido con un atuendo que busca representar “el árbol de la vida que ha sido deshojado por la violencia”, el señor Arturo Malvido Conway, quien es parte de la “Caravana por la Paz”, llegó a Phoenix para denunciar las muertes de su hermano Rafael Malvido Conway y de su sobrino David Romero, ambos asesinados en México. Ambas casos siguen sin ser aclarados.

Artículo relacionado: Caravana por la Paz trae testimonios de la violencia en Mexico a Estados Unidos


“Caravana por la Paz” trae testimonios de la violencia en México a Estados Unidos

0
María Trujillo Herrera, también parte de la Caravana por la Paz, busca a cuatro de sus hijos desparecidos en México. Foto: Eduardo Barraza | Barriozona Magazine © 2012
María Trujillo Herrera, también parte de la Caravana por la Paz, busca a cuatro de sus hijos desparecidos en México. Foto: Eduardo Barraza | Barriozona Magazine © 2012

(Phoenix, Arizona) –– En su recorrido por Estados Unidos, la “Caravana por la Paz” encabezada por el escritor mexicano Javier Sicilia arribó a Phoenix la tarde de este día.

Dos autobuses y un vehículo SVU con grandes rótulos con el logotipo de la caravana se estacionaron sobre la Avenida Central junto al Civic Space Park, donde se llevó a cabo el mitin.

La caravana emana de una acción de protesta en contra del asesinato de Juan Francisco Sicilia ocurrido el 28 de marzo de 2011 en México, asesinado por miembros del crimen organizado.

La indignación de su padre, el poeta mexicano Javier Sicilia, impulsó a la creación de un movimiento de bases como respuesta a la violencia causada por la guerra del gobierno de México en contra del narcotráfico.

El clamor de Sicilia hizo eco en miles de personas cuyos seres queridos están desaparecidos o han sido asesinados en el contexto de violencia desmedida que se vive en México.

Las primeras acciones civiles consistieron en marchas, caminatas y manifestaciones que eventualmente recorrieron todo México para demandar el alto a la violencia.

En agosto de 2011 se anuncio que la caravana recorrería ciudades claves en Estados Unidos como Los Ángeles, Houston, Nueva York y Chicago entre otras más.

El movimiento ha forjado al menos tres lemas: “No más sangre”, “Ya estamos hasta la madre”, y “Paz con justicia y dignidad”.

La caravana en Phoenix
De los autobuses que llegaron a Phoenix descendieron decenas de hombres y mujeres integrantes de la caravana portando en sus manos posters con los nombres y las fotografías de sus familiares desaparecidos o muertos.

El evento no logró atraer a residentes mexicanos de Phoenix; solamente los organizadores que sirvieron de anfitriones en Phoenix y miembros de otros grupos comunitarios se dieron cita en el parque. Los participantes de la caravana representaron el grupo más numeroso.

Sicilia arribó ya en la penumbra de la noche en una limusina que se estacionó detrás de uno de los autobuses de la caravana. Ahí permaneció cerca de una hora, incognito y desapercibido para quienes participaban en el mitin en el parque. Más tarde su indumentaria característica –sombrero, chaleco y jeans– delataría su silueta caminando despacio hacia la plataforma de concreto donde se presentaban los participantes.

A rock star…” comentó un fotógrafo estadounidense acerca de Sicilia, en referencia a su llegada en limusina, como si se tratase de una estrella de la música rock.

El mensaje de la caravana en Phoenix hubiera podido tener mejores resultados si los testimonios de los familiares hubieran sido escuchados por un mayor número de personas, especialmente de ciudadanos mexicanos radicados en Phoenix.

Artículo relacionado: Casos de familiares desaparecidos en México

Video – Caravana por la paz llega a Phoenix, Arizona

0

(Phoenix, Arizona) — Miembros de la Caravana por la Paz llegaron a Phoenix, Arizona como parte del recorrido por varias ciudades de los Estados Unidos para levantar consciencia sobre las víctimas de la guerra contra el narcotráfico en México. El mitin tuvo lugar en el Civic Space Park en el Centro de Phoenix. Decenas de personas entre hombres y mujeres compartieron sus testimonios y presentaron fotografías y los nombres de sus seres queridos desaparecidos o muertos. La Caravana es encabezada por el poeta, novelista y periodista mexicano Javier Sicilia, cuyo hijo Juan Francisco Sicilia fue brutalmente asesinado junto con otros seis estudiantes en el estado de Morelos, en México el 28 de marzo de 2011. El crimen fue atribuido a miembros de cárteles de la droga. En respuesta, Javier Sicilia se movilizó para protestar y pedir un alto a la violencia dando así paso a la formación del Movimiento por la Paz. Video producido por Eduardo Barraza | Barriozona Magazine | Todos los Derechos Reservados © 2012

Templo antiguo en Oaxaca revela complejo de cámaras funerarias

0
Debido a las características de la estructura, a los arqueólogos del INAH les pareció muy importante explorarla; pensaban que era una especie de templo y no se equivocaron. Foto por Héctor Montaño | INAH-CONACULTA
Debido a las características de la estructura, a los arqueólogos del INAH les pareció muy importante explorarla; pensaban que era una especie de templo y no se equivocaron. Foto por Héctor Montaño | INAH-CONACULTA

México — Santa María Atzompa, Oaxaca es una población ubicada a 500 kilómetros al sureste de la Ciudad de México y a tres de la ciudad de Oaxaca. A Atzompa se le conoce como “cuna de alfareros”, y hasta hoy en día su población se dedica a la producción de artesanías, hechas principalmente de barro.

Durante los últimos tres años, Atzompa ha sido también el escenario de relevantes hallazgos arqueológicos, mismos que han resultado en el descubrimiento de importantes estructuras y artefactos los cuales continúan agregando piezas al interminable rompecabezas de vestigios prehispánicos en México.

Según los arqueólogos, el poblado de Atzompa fue una pequeña ciudad dependiente de Monte Albán, fundada durante el periodo Clásico Tardío (650-900 d.C.), y como resultado de la expansión de esa urbe.

El 18 de julio se dio a conocer un nuevo hallazgo en Atzompa, dentro de un templo en donde se encontraron tres cámaras funerarias, esto de acuerdo a información divulgada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Según expertos en el fascinante mundo de la arqueología, este complejo funerario tendría unos 1,100 años de antigüedad. Los arqueólogos consideraron este hallazgo de “suma importancia” en base de que se ubicó en el interior de una estructura arquitectónica que habría sido diseñada con el único fin de alojar una serie de tumbas. Los sepulcros están colocados de forma vertical, uno encima de otro y no son de tipo subterráneo, características que los diferencian de los que se habían encontrado con anterioridad.

Una de las cámaras funerarias está decorada con pintura mural la cual alude al ritual del juego de pelota, mismo que no se había descubierto en un contexto funerario de la cultura zapoteca.

Infografía: Conjunto monumental de Atzompa, Oaxaca. Infografía" INAH/CONACULTA
Infografía: Conjunto monumental de Atzompa, Oaxaca. Infografía” INAH/CONACULTA

¿Para quién se destinaron esas tumbas?
Nelly Robles García, coordinadora nacional de Arqueología del INAH, declaró que “este descubrimiento cambia la percepción que se tenía, en el sentido de que no fue tan similar a Monte Albán, como se había pensado, sino que desarrolló sus propias expresiones constructivas, como el caso de las tumbas y palacios”.

Asimismo, Robles García señaló que el edificio fue diseñado desde su planeación como recinto funerario, el cual se deriva de un cubo central de mampostería de 9 metros de profundidad y escalinatas. A partir de esa estructura se les dio acceso a las tres cámaras dispuestas de forma vertical.

A hallazgos de este tipo no se les puede descorrer por completo la manta de misterio que los ha mantenido encubiertos por muchos siglos, de tal manera que aunque los arqueólogos en Atzompa han analizado mucho de sus descubrimientos, no saben para quién se construyeron las tumbas encontradas.

En ese sentido, Robles García dijo que sería demasiado especulativo determinar a quiénes pertenecieron los sepulcros encontrados, pero que se pudiera pensar que se edificaron para personajes importantes, ya que el recinto funerario está contiguo a la Casa de los Altares. La investigadora dijo que esa casa debió haber sido de la élite de las clases sociales de aquella época, y probablemente de un linaje que pertenecía a Monte Albán. Robles García añadió que hasta el momento no se han encontrado restos óseos, pero falta aún faltaba una cámara funeraria por abrir”.

Ritual de juego de pelota plasmado en una de las cámaras
El montículo funerario o Edificio 6 —cuyas dimensiones son de 18.6 por 24.5 metros y 6.6 metros de altura— se ubica en la parte norte de la Plaza B, adosado a la Casa de los Altares, y debido a estas características dijo la arqueóloga del INAH que les pareció muy importante explorarlo. “Pensábamos que era una especie de templo y no nos equivocamos, ya que en la parte alta tuvo una sencilla construcción de orden religioso, sin embargo, no esperábamos que en el interior se encontrara todo un complejo de cámaras funerarias”.

La investigadora agregó que la obra mural encontrada en una de las cámaras funerarias consta de una borde enmarcado por dos líneas de color azul. Entre esas líneas se observan representaciones de la cancha del juego de pelota, que consisten en trazos en forma de la letra i mayúscula (I), que a su vez enmarcan pequeños círculos blancos con puntos y líneas curvas, así como otros círculos blancos y grandes que podrían representar la pelota. Al fondo se aprecian glifos o inscripciones, pero a causa de que el área central está parcialmente destruida, quizá ahí estaba escrito el nombre del personaje al que perteneció el sepulcro.

El estilo de la pintura de esta cámara, dijo la experta, no se había visto en Oaxaca, porque los motivos pictóricos asociados a contextos funerarios generalmente aluden a sacerdotes y sacerdotisas, personajes que acompañaban a los difuntos en su viaje al inframundo, y en este caso es un tema más alegórico, vinculado al rito del juego de pelota.


Video relacionado

Descubren entierros precolombinos en área de comerciantes tepanecas en Azcapotzalco

0
Esta figurilla antropomorfa femenina de barro es parte de los hallazgos que arqueólogos del INAH han hecho en Azcapotzalco. Foto: Héctor Montaño | INAH
Esta figurilla antropomorfa femenina de barro es parte de los hallazgos que arqueólogos del INAH han hecho en Azcapotzalco. Foto: Héctor Montaño | INAH-CONACULTA

Ciudad de México – El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) dio a conocer el hallazgo de restos arqueológicos que habrían pertenecido al periodo previo a la llegada de los españoles a lo que hoy es México.

De acuerdo al INAH, más de una decena de entierros y varias estructuras arquitectónicas fueron descubiertas en Azcapotzalco, un distrito localizado a 10 millas al noroeste del Zócalo de la Ciudad de México. En tiempos precolombinos, Azcapotzalco fue una región del Valle de México ubicada en las orillas poniente del Lago de Texcoco, y fundado supuestamente por los Chichimecas.

Según expertos en arqueología, el descubrimiento es evidencia de un barrio de comerciantes tepanecas que habría tenido su auge hace 700 años, estos es, dos siglos antes de que el imperio mexica dominara en la Cuenca de México.

En base a un comunicado del INAH, el descubrimiento corrobora que el actual distrito de San Simón Pochtlán fue un asentamiento de familias dedicadas al comercio. Los pochtecas eran comerciantes viajeros. Los arqueólogos estiman que esa zona comercial existió durante la época prehispánica, hacia los siglos 1200–1300 d.C.

Un arqueólogo del equipo del INAH realiza trabajo de limpieza sobre los restos óseos en uno de los entierros que se encontraron en la delegación de Azcapotzalco, en la Ciudad de México. Ver Galería Foto por Héctor Montaño | INAH-CONACULTA
Un arqueólogo del equipo del INAH realiza trabajo de limpieza sobre los restos óseos en uno de los entierros que se encontraron en la delegación de Azcapotzalco, en la Ciudad de México. Ver Galería Foto por Héctor Montaño | INAH-CONACULTA

Entierros de niños
El hallazgo es el resultado de dos meses de trabajos arqueológicos los cuales continuarán, ya que el encuentro de vestigios, principalmente de entierros, ha alentado la labor de los expertos.

Alejandra Jasso Peña, directora del trabajo arqueológico, reveló que su equipo ubicado al menos una decena de entierros, los cuales se encuentran en posición sedente —ya que fueron amortajados en forma de bulto—, y son casi todos de niños. Esto, según los arqueólogos, implica la alta tasa de mortalidad de niños en aquella época, quienes morían en sus primeros tres años de vida.

La unidad de excavación donde se ubicaron estos entierros mide 4 metros de ancho por 22 metros de largo, aproximadamente.

El INAH explica lo siguiente en su comunicado: “La mayoría de estos depósitos funerarios, que se hallan dentro de fosas excavadas en el sustrato, están distribuidos bajo un patio que estuvo apisonado. Todos los entierros infantiles presentaron ofrenda, compuesta por objetos cerámicos: flautas, sahumadores, incensarios, copas, cajetes, malacates con representaciones de aves, y platos —varios volteados bocabajo como símbolo de lo efímero de la vida—, algunos de los estilos Azteca II (característicos por el tono negro sobre naranja) y Rojo Texcoco”.

Jasso Peña explicó que dentro de ese espacio se halló también el sepulcro de una mujer que habría muerto a los 25 años aproximadamente, y de quien especulan que habría fallecido de posparto. Esto se basa en que arqueólogos encontraron la osamenta cubriendo los restos óseos de un recién nacido.

Los restos óseos tenían un ajuar, compuesto por un par de orejeras y una pulsera con cuentas de obsidianas de diversos tonos, en forma de gotas, lo que indicaría de se trataba de una persona importante del barrio de los pochtecas, según el INAH.

Padre Alejandro Solalinde, a brother on the road for many; a threat for others

0
Padre Alejandro Solalinde, Director of the Hermanos en el Camino (“Brothers on the Road”) shelter in Ixtepec, Oaxaca, has become a fierce advocate for Central American migrants, and a target for death threats. Photos: Joseph Sorrentino All Rights Reserved © 2012
Padre Alejandro Solalinde, Director of the Hermanos en el Camino (“Brothers on the Road”) shelter in Ixtepec, Oaxaca, has become a fierce advocate for Central American migrants, and a target for death threats. Photos: Joseph Sorrentino All Rights Reserved © 2012

Padre Alejandro Solalinde is one of the most passionate and vocal advocates for human rights in Mexico. He opened “Hermanos en el Camino” (OR Brothers on the Road) a shelter for Central American migrants in Ixtepec, Oaxaca, in 2007. Each year the shelter provides thousands of migrants with a safe place to rest, food, and medical attention. But in the five years since it opened, the shelter has become more than just a stopping-off point for migrants heading north for work; it has become a center for activism on their behalf.

Padre Alejandro works ceaselessly for migrant rights, constantly pressuring the Mexican government to provide migrants with better protection. This work has placed him in direct conflict with corrupt politicians and drug cartels, which abuse, exploit, and kidnap migrants. He has received many death threats over the years but in recent months the number and intensity of the threats have increased. In fact, it’s gotten so bad that the cartels and corrupt politicians have finally succeeded in driving Padre Alejandro out of Mexico, at least for now.

I met Padre Alejandro in February when I spent a week at “Hermanos en el Camino”. Padre Alejandro lives there, in a small second floor room. There are two dormitories for migrants, but many people sleep outside because of the heat and mosquitoes. Cold water is used for bathing and laundry. Meals are extremely simple—made with whatever food has been donated. Padre Alejandro takes his meals in the shelter’s large dining room, although it’s a wonder he’s able to find the time to eat anything since people are constantly coming to him with requests. Like everyone else on staff, he doesn’t get paid.

Padre Alejandro’s whole life has been dedicated to helping the most vulnerable and ignored. “I have always worked with people we in the Catholic Church only help a little because [priests] are celebrating Mass.” he says. “I see [migrants] as sheep without a pastor. Nobody helps them, they’re assaulted, many things are done to them and no one is concerned about them. I said…I have to concern myself about them. If other priests are dedicated to religious service, then at least I have to dedicate myself to helping [migrants].”

Migrants travel through Mexico on top of cargo trains. Most come from Guatemala, Honduras, and Salvador; a few from Nicaragua. Most hope to make it to the United States. Studies have shown that 80 percent of them will be assaulted somewhere along the way, and 60 percent of the women will be raped. Kidnapping is a huge business for drug gangs and local thugs: ransoms usually start at $1,500. Between April and September 2010, Mexico’s National Human Rights Commission cited 210 mass kidnappings that took 11,333 people. Padre Alejandro impinges on the kidnappers’ lucrative business.

When we spoke in February, Padre Alejandro acknowledged the dangers of the work he does. “We are always receiving threats,” he said. “Always, always. Not just me. There are more than fifty shelters for migrants…. We are like a collective and are damaging the interests of drug dealers, corrupt politicians, and corrupt corporations. It is dangerous, yes.” It took some convincing, but he was finally persuaded to accept bodyguards. His driver, Reubén, is a former policeman. Four state police guarded the shelter when I visited, but Padre Alejandro knew he was not safe. “I don’t believe that the police can protect my life,” he said. “They can kill me right now if they want.”

Padre Alejandro is now in Europe talking to politicians and advocates about the continuing abuse of migrants in Mexico. The trip will give him a much need break from the stress of living under death threats. He also hopes the situation in Ixtepec may improve while he’s away. Whether or not it does, he plans to return to Mexico in early July to continue his work. “What is clear to me is that I have to fight,” he said. “Above all, I feel responsible to be with the most vulnerable, the people most excluded, the people most forgotten. It is my vocation to be with them.” So long as he follows that vocation, he will remain a threat to the drug cartels, corrupt politicians and all who abuse migrants. He will also remain at grave risk.

Learn more about the “Hermanos en el camino” migrant shelter at http://hermanosenelcamino.org/

Mantente Conectado

666FansMe gusta
174SeguidoresSeguir
1,042SuscriptoresSuscribirte