Brad Will, documentalista independiente asesinado en Oaxaca

Brad Will, documentalista independiente asesinado en Oaxaca

176
0
COMPARTIR
El documentalista independiente Brad Will en el centro de Oaxaca poco después de su llegada a cubrir el conflicto entre el gobierno y el magisterio oaxaqueño. Días después perdería la vida durante una manifestación. Foto: Indymedia
El documentalista independiente Brad Will en el centro de Oaxaca poco después de su llegada a cubrir el conflicto entre el gobierno y el magisterio oaxaqueño. Días después perdería la vida durante una manifestación. Foto: Indymedia

Uno de muchos acontecimientos trágicos sucedidos en el estado de Oaxaca durante el conflicto de maestros en el año 2006, fue la muerte del ciudadano estadounidense Brad Will. Brad se había trasladado a esa entidad a principios del mes de octubre, con el propósito de documentar los acontecimientos que ahí se venían suscitando desde finales del mes de mayo de ese año. Su trabajo periodístico independiente se había caracterizado por cubrir manifestaciones de protesta relacionadas a varios movimientos sociales en Estados Unidos y en otras partes del mundo. Sus reportes escritos y videos eran difundidos a través del Centro de Medios Independientes, Indymedia, una red global de periodistas autónomos, la cual se especializa en generar información independiente relacionada a la justicia social en todo el mundo.

Aunque después de su muerte era descrito principalmente como camarógrafo y reportero, Brad Will era esencialmente un activista radical de pensamiento anarquista. Su postura rebelde criticaba la política del gobierno de Estados Unidos, el capitalismo, y la globalización, entre otros. Habiéndose graduado con una Licenciatura en Inglés de una universidad en Pensilvania, Brad se inclinó hacia la literatura y la poesía. La semilla de su activismo comenzó a brotar en la universidad, pero no fue hasta que su gusto por la literatura lo llevó a reunirse con grupo de poetas activistas, que comenzó a desarrollar un pensamiento político y a dar salida a sus sentimientos de inconformidad.

En 1999, Brad Will tomó parte activa como organizador de las históricas protestas callejeras en contra de la Organización Mundial del Comercio, en la ciudad de Seattle, en el estado de Washington, las cuales representaron el surgimiento del movimiento en contra de la globalización. Brad fue arrestado entre cientos de otros activistas a causa de sus enfrentamientos con la policía, pero su participación fue una fuente de inspiración en su búsqueda del cambio social, especialmente porque el movimiento fue exitoso en abrir espacios de consenso y autonomía en contra del capitalismo. Compuestos mayormente por jóvenes radicales, otros grupos en los cuales participó Brad con bloqueos de carreteras, eran agrupaciones de eco-anarquismo de base, los cuales se oponían a la tala de bosques.

Los ideales de Brad continuaron afirmándose cuando vivió con grupos de anarquistas en Nueva York, en donde participó en las actividades de varios grupos como el de “Reclama las Calles” (RTS). Mucho de su trabajo lo enfocó a Nueva York y en contra de las políticas del alcalde Rudolph Giuliani. El activista norteamericano también formó parte de un movimiento basado en llevar un estilo de vida frugal y al margen de la economía tradicional. Dicha ideología consiste en recoger y comer alimentos que almacenes y fábricas de comida han retirado, y así mantenerse y sobrevivir sin necesidad de dinero. El activismo de Brad lo llevó a ser parte de otros movimientos relacionados a la justicia social, los derechos humanos, y otras causas a favor de la defensa del medio ambiente en varias ciudades de Estados Unidos. Al regresar de sus viajes continuaba su activismo en Nueva York.

En los años más recientes, Brad se avocó a la tarea de hacer documentales para el Centro de Medios Independientes y otros medios alternativos, dedicándose principalmente a grabar manifestaciones y marchas, participando a la vez en varias protestas y actividades de eco-activismo. Brad se interesó en el periodismo independiente a causa de su disconformidad con la manera en que los medios de comunicación corporativos cubren y manejan la información, para así influenciar la percepción de la gente y controlar el circulación de ideas. Negándose a ser parte de lo que él consideraba un juego mediático, Brad se inclinó por medios no comerciales, sin fines de lucro, y de base comunitaria. Esta postura lo llevó a tener su propio programa de radio, así como a integrase a espacios independientes como Indymedia.

A principios de octubre del 2006, interesado en la huelga de maestros y sus implicaciones, Brad se trasladó a Oaxaca para documentar sucesos relacionados al conflicto. Anteriormente, él había viajado a países como Bolivia, Ecuador, Argentina, Brasil, Venezuela, y al estado de Chiapas, también en México. De igual manera, en el año 2000 viajó a Praga, en la Republica de Checoslovaquia, para manifestarse en contra de la Cumbre del Fondo Monetario Internacional. Su primer reporte desde Oaxaca, publicado el 17 de octubre bajo el encabezado “Muerte en Oaxaca”, describe entre otros eventos el asesinato de Alejandro García Hernández, un oaxaqueño que trató de impedir el paso de un vehículo con paramilitares en el sitio de en una de las muchas barricadas instaladas por miembros de la APPO (Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca).

Los hechos que acarrearon la violenta muerte del activista y periodista de Indymedia se desenlazaron la tarde del 27 de octubre, en una área conocida como Colonia Calicanto, en el Municipio de Santa Lucía del Camino. Gracias al video grabado por el mismo Brad minutos y justo antes de su muerte, es posible saber que francotiradores identificados como oficiales de gobierno y manifestantes se enfrentaron en las calles aledañas al sitio de una barricada. El audio del video de Brad capta los estruendos de numerosos disparos de bala, así como la rápida y desesperada concentración de individuos que al parecer tratan de confrontar a quienes les disparan.

Siguiendo a los manifestantes y corriendo a la par con ellos, y después de grabar cómo se utiliza un camión de construcción para derribar el  portón de una casa, Brad sorpresivamente grita de dolor, al tiempo que la imagen de su cámara se vuelve inestable, escuchándose el caos sobrevenido cuando tratan de ayudarlo. Los últimos segundos del video logran recoger el fuerte sonido de múltiples disparos armas de fuego. Por otra parte, fotografías captadas por el reportero gráfico de El Universal, Raúl Estrella, logran identificar a quienes disparaban en contra de los manifestantes. Las imágenes muestran al policía Juan Carlos Soriano Velasco, apodado “El Chapulín”, al jefe de personal del municipio, a Manuel Aguilar, y Avel Santiago Zárate, quien fungía como regidor de Seguridad Pública.

La noticia de la muerte de Bradley Will se propagó por todo el mundo, causando conmoción e indignación por la inhabilidad tanto del gobierno estatal como del federal para resolver la crisis de maestros. Sin embargo, ante el recrudecimiento de la violencia, acentuado por las imágenes captadas por el mismo Brad, la irresolución del gobierno del presidente Vicente Fox finalmente terminó, cuando policías federales antimotines tomaron progresivamente el control de la ciudad.

Brad Will, fue recordado en numerosos eventos alrededor del mundo, los cuales también incluyeron vigilias y protestas en ciudades como Nueva York. En enero del 2007, aún se continuaba tratando de esclarecer la muerte de Brad, mientras su familia del activista ha creado la “Fundación Brad Will”, la cual operará como una organización no lucrativa para preservar su memoria, celebrar su vida y trabajo, y continuar propagando su misión de hacer del mundo un lugar mejor.

El nombre completo de Brad fue Bradley Rolland Will, y era oriundo de Evanston, Illinois, un pequeño poblado al norte de Chicago, siendo criado en Kenilworth, otro pueblo del mismo estado, en donde asistió a escuelas locales, graduándose como Licenciado en Inglés de una universidad en Pensilvania. Brad contaba con 36 de edad al morir.

© 2007 – 2016, Eduardo Barraza. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta