Benito Juárez, modelo de superación intelectual

Benito Juárez, modelo de superación intelectual

418
0
COMPARTIR
Benito Juárez fue un hombre de grandes contrastes. A través de la historia su imagen y su legado han tomado diferentes matices. Ilustración: Barriozona Magazine © 2016
Benito Juárez fue un hombre de grandes contrastes. A través de la historia su imagen y su legado han tomado diferentes matices. Ilustración: Barriozona Magazine © 2016

Hablar de Benito Juárez es volver a revisar la historia de los hombres ilustres mexicanos quienes escribieron capítulos de liderazgos y de cambios sociales dentro de la sociedad mexicana.

El lugar de origen de Juárez fue en San Pablo Guelatao, a treinta minutos de la capital de Oaxaca. Se queda huérfano a temprana edad, y esta tragedia afectó su desarrollo normal dentro del contexto sociocultural de su época. Aunque su pueblo, aislado de la ciudad civilizadora, y su orfandad le negaron el calor paternal, pareciera que Juárez fuera un elegido de la providencia divina para no resignarse a vivir como analfabeta, pobre y sin futuro.

Sin embargo, Juárez se desprendió de la placenta bio-cultural de su pueblo y determinó valerse de si mismo y cortar el cordón umbilical de las ataduras socio-lingüísticas del primer mosaico de su pueblo natal.

Juárez vio que la única manera de vencer aquellos obstáculos de su infancia era auto-dirigirse a conquistar las barreras que le impedían. Lo primero que se propuso fue aprender el idioma español, instrumento del saber de las letras y de la civilización.

A Juárez, llegar a la ciudad le represento un océano extraño y aniquilador, al no tener seguro en donde pasar la noche, en donde vivir y cómo sobrevivir. ¿En dónde estarían los amigos? ¿Quiénes le extenderían la mano? Juárez recibió albergue con su hermana, y para su inmersión en el nuevo idioma y las letras le valió un laico franciscano de la ciudad. Este último vio en Juárez un elemento de interés religioso, pero no científico. Nadie puede imaginarse el grado de sufrimiento de un indígena analfabeta que se propuso conquistar la ciencia.

Su determinación fue recia y valiente, porque nada es fácil en la vida; todo tiene un precio. El abolir la ignorancia sólo se logra a través del sacrificio de la superación. La naturaleza no nos destinó para ser esclavos de la ignorancia, sino para conquistarla y así establecer una sociedad de letrados, donde se viva en paz, en justicia y en libertad.

© 2016, Germán López Orozco. All rights reserved.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta